Roma. El principal aliado de la coalición del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo que unas elecciones adelantadas eran la única salida para la crisis política del país, mientras el líder y sus socios se enredaban en un enconado intercambio verbal.

Berlusconi ha desafiado al grupo díscolo de su antiguo aliado, Gianfranco Fini, a apoyar un programa de cinco puntos en una moción de confianza el próximo mes, o a enfrentar elecciones para diciembre.

El bando de Fini respondió el fin de semana que no aceptaría ultimátums.

Umberto Bossi, líder del partido Liga del Norte en la coalición gobernante, dijo que Italia debería dirigirse a nuevos comicios, sin importar el resultado del voto de confianza de septiembre.

"Berlusconi ha dicho que tiene un programa para presentar al Parlamento. Si ellos votan a favor, bien. De otra forma vamos a las urnas", dijo Bossi, según fue citado por periódicos el domingo.

"Creo que debemos ir a elecciones de cualquier forma. Parece improbable que las cosas puedan seguir de esta forma", agregó.

Bossi, cuyo partido aumentaría su base en el norte de Italia si se realizan elecciones de inmediato, dijo posteriormente a periodistas que se debería realizar una votación sin demora.

Berlusconi también parecía preparar a su Partido del Pueblo de la Libertad para futuras elecciones.

"Necesitamos reorganizar la presencia del Pueblo de la Libertad en nuestro territorio", dijo en un mensaje a su grupo de activistas partidarios, Promotori della Liberta.

"Necesitamos estar listos para cualquier eventualidad, como la de elecciones en un periodo de tiempo corto, por ejemplo", agregó en el audio del mensaje.

Las tensiones entre Fini, presidente de la Cámara baja, y Berlusconi terminaron en una división dramática el mes pasado, sacudiendo la política italiana.

Fini cuenta con el apoyo de 34 diputados y 10 senadores, sin los cuales Berlusconi no tiene una mayoría asegurada en el Parlamento.

Esta semana, Berlusconi dijo que las encuestas que ha visto indican que su Partido del Pueblo de la Libertad y la Liga podrían llegar a ganar más del 50% del apoyo.