Quito. El movimiento oficialista Alianza País defendió este miércoles las "luchas fundamentales" que ha dado durante los ocho años de gobierno de Rafael Correa como parte del proceso de cambio en Ecuador y se desmarcó de recientes declaraciones del ex vicepresidente y militante Lenin Moreno sobre diferencias en el manejo gubernamental de algunos temas.

"Con el cariño y el enorme respeto que tenemos por nuestro c. (compañero) Lenin Moreno, expresamos nuestro desacuerdo con sus declaraciones, que son personales y no responden ni a la política ni a los esfuerzos y luchas que diariamente nuestro compañero Presidente (Rafael Correa) y Alianza País tiene (sic) que dar para defender lo alcanzado y cimentar los logros conseguidos como sociedad, y de las cuales ha sido parte activa", indicó Alianza País un comunicado.

Se refiere a entrevistas difundidas en varios medios de comunicación en las que Moreno expresó su desacuerdo con posiciones del gobierno ante algunos temas de interés nacional como la reelección indefinida, que impulsa Alianza País; una reciente reunión de autoridades locales de oposición a la que no consideró como un intento de desestabilizar al régimen o una sanción al caricaturista de diario El Universo, Xavier Bonilla 'Bonil' por parte de la Superintendencia de Información y Comunicación por "discriminación socioeconómica".

"La Revolución Ciudadana no ha escogido la confrontación pero la disputa de ideas, de visiones, de intereses es parte inevitable de un proceso de cambio, porque están en juego el país del pasado, lleno de desesperanza y exclusión y el nuevo país. Hemos sido y seguiremos siendo frontales en esta lucha. No son las vanidades, ni deseos de confrontación lo que nos mueve, nos mueve el amor a la Patria digna", señala el comunicado.

El movimiento político que gobierna Ecuador desde 2008 también destacó "la nueva política" impulsada por la Revolución Ciudadana que "ha implicado transparencia, participación ciudadana, ampliación de derechos, multiplicación de liderazgos sobre todo jóvenes, trabajo y compromiso profundo con los intereses de las grandes mayorías".

"Hay luchas entonces, que son fundamentales para que el País no regrese al pasado: luchas que no por duras, ingratas y difíciles, haya que dejarlas de dar. La lucha por una comunicación responsable, veraz, respetuosa de los derechos de todos, es en este momento una lucha planetaria. Es una lucha entre la verdad y la mentira, es una lucha entre el capital de medios privados y la ciudadanía, es una lucha para que la política se haga desde organizaciones políticas serias y no desde medios jugando a actores políticos", añadió.

Moreno terminó su gestión en 2013 como vicepresidente de Rafael Correa en la primera etapa del gobierno. Su trabajo en favor de personas con discapacidad a través de programas y políticas pioneros le valió ser nombrado en diciembre de 2013 por el secretario de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, como enviado especial de ese organismo para la discapacidad y accesibilidad. Desde entonces vive en Ginebra, Suiza.