Caracas. Un alto mando militar venezolano afirmó en una entrevista publicada este martes que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) está comprometida con el mandatario Hugo Chávez y su proyecto socialista y si la oposición llega al gobierno en las próximas elecciones, no la aceptará porque "vendería el país".

La "hipótesis" de un gobierno de oposición "es difícil, sería vender al país, eso no lo va a aceptar la gente, la FANB no, y el pueblo menos", dijo el mayor general Henry Rangel Silva, jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO), al diario Últimas Noticias.

En una entrevista publicada este lunes, el mayor general argumentó que la oposición venezolana "actúa apoyada por terceros países", lo que "afecta el nacionalismo" y eso es algo que, dijo, los militares no aceptarían.

Rangel Silva acusó a los sectores políticos contrarios a la "revolución" de Chávez de mantener una "agenda de ataques" contra la Fuerza Armada y también contra "algunos" de sus líderes, a quienes intentarían "sacar del camino" por serles "inconvenientes" para sus presuntos intereses antinacionales.

Los presuntos "ataques están en la agenda de la oposición. El elemento Fuerza Armada históricamente ha sido utilizado para, de alguna manera, derrocar gobiernos", alertó.

"La Fuerza Armada Nacional no tiene lealtades a medias sino completas hacia un pueblo, un proyecto de vida, y un Comandante en Jefe (el presidente de la República). Nos casamos con este proyecto de país", declaró el mayor general a Últimas Noticias.

El presidente Chávez alertó la semana pasada que si la oposición lograra obtener el poder en las urnas en 2012, él "no tendría cómo contener una 'revolución' violenta".

"Ellos (la oposición) tratarían de echar de la Fuerza Armada a todos los que apoyan a Chávez, y se les alzarían los militares", declaró el mandatario el pasado 31 de octubre en su programa dominical de radio y televisión "Aló presidente".

La alianza opositora de partidos Mesa de Unidad Democrática (MUD) rechazó entonces los dichos presidenciales, que calificó de "irrespeto" a la Fuerza Armada y como un intento de "meterle miedo a la sociedad venezolana".

"La política de la Mesa es el desarrollo del artículo 328 de la Constitución, que dice de manera textual: 'la Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la nación", señaló la Mesa en un comunicado.

La MUD, que aglutina a una veintena de partidos, obtuvo en las elecciones del pasado septiembre, 65 escaños en la Asamblea Nacional (AN) y con ello rompió la hegemonía del oficialismo, que obtuvo la mayoría parlamentaria (99), pero perdió los dos tercios que dominaba desde 2005.

Ese año las fuerzas oficialistas acapararon la AN debido a que las fuerzas opositoras se retiraron a última hora de la contienda, alegando presuntas irregularidades en el proceso, aunque el  gobierno señaló que lo hacían ante el débil respaldo popular con el contaban.