Buenos Aires. Alrededor de nueve millones de alumnos de escuelas de Argentina quedaron sin clases este miércoles debido a un paro docente realizado en reclamo de mejoras salariales.

La medida de fuerza fue convocada por al menos cinco gremiales, entre ellas la poderosa Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), la Unión Docentes Argentinos (UDA) y la Confederación de la Educación Argentina (CEA).

Está también el Sindicato de Docentes Privados (SADOP), la Asociación de Maestros de Escuelas Técnicas (AMET) y el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA).

La secretaria general de la CTERA, Sonia Alesso, afirmó que el principal reclamo es la reapertura de las paritarias (salariales), "para que el salario no quede por debajo de la pobreza y de la indigencia, en algunos casos".

En declaraciones a la radiodifusora local "Continental", la dirigente gremial pidió al gobierno argentino que "escuche a los docentes" y que haya "diálogo".

A su vez, el secretario general del SUTEBA, Roberto Baradel, afirmó que el paro nacional es "masivo" y que no descarta nuevas medidas de fuerza si el gobierno "no escucha" el reclamo de los maestros.

"Hoy estamos (con los sueldos docentes) entre 12 y 15% por debajo de la inflación", puntualizó el dirigente magisterial.

Agregó: "Hay un 46% de inflación interanual, que en los salarios altos repercute en 40 (ó) 42%, y en los bajos entre el 50 y el 52%, porque es donde está orientado el consumo".

El ministro de Educación de Argentina, Esteban Bullrich, señaló la víspera que "no habrá reapertura" de las paritarias salariales docentes, al considerar que "los aumentos otorgados han sido significativos", tras la "caída de los índices de inflación desde el mes de julio".

En Argentina, el salario inicial para un docente es de 8.500 pesos (US$566) desde julio pasado, cifra que ha quedado rebasada por efecto de la inflación, según la consideración de los maestros.