Bogotá. El ex presidente colombiano Álvaro Uribe, quien renunció a su curul en el Senado en medio de una investigación de soborno y fraude de la Corte Suprema de Justicia, acusó este miércoles al presidente Juan Manuel Santos y a la agencia de inteligencia británica MI6 de participar en un montaje en su contra.

Uribe, quien gobernó entre 2002 y 2010 y lanzó una ofensiva militar contra las guerrillas izquierdistas, es el mentor del presidente electo, Iván Duque, quien ganó las elecciones del mes pasado como candidato del partido derechista Centro Democrático del exmandatario.

Es la primera vez en la historia de Colombia que la corte llama a declarar a un ex presidente, por lo que Uribe y sus aliados han denunciado un montaje de opositores políticos y falta de independencia de la corte.

"Hay reiteradas denuncias de que las grabaciones las hizo la agencia británica MI6 amigos de Juan Manuel Santos. Autoridades extranjeras en una treta en mi contra", escribió el exmandatario en su cuenta de Twitter.

Es la primera vez en la historia de Colombia que la corte llama a declarar a un ex presidente, por lo que Uribe y sus aliados han denunciado un montaje de opositores políticos y falta de independencia de la corte.

No hubo inmediatamente una reacción del gobierno de Santos, quien dejará la presidencia el próximo 7 de agosto y será remplazado Duque.

Una portavoz del Servicio de Inteligencia Secreto del Reino Unido se negó a comentar el tweet de Uribe. El MI6 opera en el exterior y tiene la tarea de defender al Reino Unido y sus intereses.

Con la renuncia de Uribe, quien obtuvo la mayor votación en las elecciones legislativas de marzo con más de 875.000 sufragios, el Centro Democrático pierde a su principal líder en el Congreso donde el mandatario electo busca impulsar decisivas reformas económicas, sociales y al acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las FARC.

Si bien el partido de Uribe no perderá la curul en el Senado, si debilitará la colectividad por la influencia del expresidente, según analistas.

Tormenta política. Centro Democrático tiene 51 de las 280 curules en el Congreso y alianzas con otros partidos podrían garantizar la gobernabilidad a Duque para impulsar las reformas que prometió en campaña, además de ajustes al acuerdo de paz con las FARC.

Uribe fue el principal crítico de Santos y de su negociación de paz con las FARC para acabar un conflicto de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos.

La salida de Uribe del Senado, que desató un tormenta política y judicial en el país sudamericano, es considerada por algunos analistas como un golpe al nuevo gobierno de Duque. El expresidente es un poderoso político y muchos creen que es un poder detrás del trono.

La Corte Suprema de Justicia dijo que el proceso contra Uribe y el congresista Álvaro Hernán Prada son posteriores al 16 de febrero de este año, cuando ordenó investigar al expresidente por falsa denuncia y presunta manipulación de testigos. De acuerdo con el tribunal, personas allegadas al expresidente habrían emprendido nuevos actos de manipulación de testigos.

En esa ocasión el tribunal cerró una investigación contra el senador izquierdista Iván Cepeda, a quien Uribe había denunciado por dirigir una supuesta manipulación de testigos para acusarlo por vínculos con escuadrones paramilitares de ultraderecha, y ordenó investigar por los mismos hechos al exmandatario.