Lima. El hijo del escritor Mario Vargas Llosa, el periodista Álvaro Vargas Llosa, afirmó que al premiar a su padre con el Premio Nobel de Literatura no sólo se reconoce su carrera en las letras, sino que también significa un espaldarazo a la lucha por las libertades públicas.

En conversación con el canal argentino C5N expresó su satisfacción por el galardón “no sólo por mi padre, sino también por la literatura latinoamericana y la literatura en lengua española”.

Indicó que no cree que haya primado el criterio político al momento de escogerlo como ganador. Sin embargar, enfatizó que “una persona que junto con otras en América Latina simbolizan la defensa de las libertades públicas en todos los ámbitos haya obtenido este reconocimiento, no puede dejar de ser un gran espaldarazo a quienes defienden esa misma causa en los países donde las libertades están en peligro o han desaparecido”.

Explicó que ello es una interpretación “cívica y ética” y agregó que “si creo que en la medida que se está haciendo esta doble interpretación en todo el mundo… no puede dejar de ser un fortalecimiento para esa buena causa y yo creo que es justo que así sea”.

"No se le da el reconocimiento a la mitad de un individuo, se le da a la totalidad de ese individuo".

Enfatizó que “no se le da el reconocimiento a la mitad de un individuo, se le da a la totalidad de ese individuo, y si ese individuo además de ser un escritor es también un actor cívico, un actor moral, que se ha pasado décadas defendiendo ciertas cosas, creo que es justo que también le toca, aunque sea indirectamente y aunque esa no sea la intención, le toca parte de ese premio a esa enorme causa”.

Álvaro Vargas Llosa indicó que al saber del Premio a su padre pensó en los cubanos y los venezolanos, pues el escritor es fuertemente crítico a los gobiernos de Raúl Castro y Hugo Chávez.

Asimismo, señaló que “pienso intensamente en José Luis Borges”, quien falleció sin obtener el premio “por las malas razones”, dijo.