El vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, afirmó que un diario llegó a ofrecer US$3 millones por una foto que no existe. Agregó que es "lamentable que después de un fenómeno meteorológico, tengamos que estar ocupándonos de operaciones mediáticas y no de las cuestiones importantes, de la Argentina real y no de la de Perfil, La Nación y Magnetto".

Además, dijo que es "lamentable que en un día como hoy, después de un fenómeno meteorológico, tengamos que estar ocupándonos de operaciones mediáticas y no de las cuestiones importantes, de la Argentina real y no de la de Perfil, La Nación y Magnetto".

Un magistrado argentino ordenó este miércoles allanar una propiedad del vicepresidente Amado Boudou en el marco de una investigación por supuesto tráfico de influencias, informó una fuente judicial.

El fiscal federal Carlos Rívolo investiga si Boudou intervino para facilitar en el 2010 el levantamiento de la quiebra de la imprenta de seguridad Ciccone Calcográfica y luego favorecer a sus nuevos dueños para la obtención de un contrato de impresión de papel moneda.

"La tapa del diario Clarín y el manejo de otros medios "muestra la baja calidad insitucionalidad del sistema judicial de nuestro país".

El vicepresidente indicó además que "a pesar de los ataques, desde el gobierno que encabeza la presidenta Cristina Fernández de Kirchner nunca se bajarán los brazos y seguiremos ocupándonos de las cuestiones reales de la Argentina".

Y agregó que "la etapa Magnetto está en su declive final y por eso vemos estos ataques contra la voluntad popular y las instituciones".

"Nosotros vamos a cuidar todas las firmas en la Argentina cuando crean trabajo y hacen a la sustición de importaciones", sostuvo en conferencia de prensa donde aclaró nuevamente que "como ministro de Economía, no hice ninguna acción para beneficiar a la imprenta Ciccone".

Para Boudou el allanamiento difundido por los medios surge "de la novela de Magnetto y la agencia de noticias de Rafecas", y agregó que el operativo difundido por algunos medios "tiene que ver con el berrinche y la bronca que operó sobre el fiscal cuando pensaron que al llevar a Guillermo Gabella" se encontraron con otra realidad.

El vicepresidente indicó además que "más allá de la tremenda operación de los medios no hay ninguna ligazón y no la encontraron, por eso tras la declaración de Gabella quedó demostrado que había un plan urdido para ligarme con personas con las cuales no tengo nada que ver".