EE.UU. Un grupo conservacionista de Estados Unidos y el congresista por Arizona Raúl Grijalva presentaron una demanda este miércoles en un esfuerzo por bloquear la propuesta del presidente estadounidense, Donald Trump, de construir un muro en la frontera con México.

La iniciativa busca presionar al Departamento de Seguridad Nacional y al servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. para que preparen un informe "programático sobre el impacto ambiental" del programa de seguridad fronterizo de Estados Unidos que busca construir un muro en la frontera con México.

"Algunas áreas ubicadas dentro de las 50 millas de la línea limítrofe de la frontera entre EE.UU. y México han sido identificadas como un 'hábitat crítico' para al menos 25 especies de acuerdo con el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EEUU", agregó ese medio de comunicación.

"Nosotros presentamos esa demanda tomando en consideración todas las perspectivas del medio ambiente", dijo Randy Serraglio, del Centro de Diversidad Biológica con sede en Arizona, y agregó que la demanda busca que se haga una investigación profunda sobre el potencial impacto al medio ambiente de la construcción del muro.

"Nosotros presentamos esa demanda tomando en consideración todas las perspectivas del medio ambiente", dijo Randy Serraglio, del Centro de Diversidad Biológica con sede en Arizona, y agregó que la demanda busca que se haga una investigación profunda sobre el potencial impacto al medio ambiente de la construcción del muro.

"Las perspectivas que nosotros consideramos en la demanda incluyen la vida salvaje, las especies en peligro de extinción, como jaguares y ocelotes, seguridad fronteriza y patrulla de frontera. La propuesta de un muro fronterizo puede afectar los hábitats de especies amenazadas o en vías de extinción", dijo Serraglio.

"Esto no se debe a la inmigración u otras causas, solamente por factores medio ambientales", agregó.

El congresista del estado de Arizona, Raúl Grijalva, tomó partido con el grupo ambientalista en la demanda, señalando en la declaración entregada este miércoles que las "leyes ambientales de EE.UU. son de las más antiguas y fuertes del mundo, y deben aplicarse en las fronteras".

"Estas leyes existen para proteger la salud y el bienestar de nuestro pueblo, nuestra vida silvestre y los lugares donde ellos viven", subrayó.

El pasado 25 de enero Trump firmó una orden ejecutiva para que se construya una "barrera física" a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, de unos 3.200 kilómetros de longitud.