Si hay algo que evidenció el último debate entre los candidatos presidenciales Barack Obama y Mitt Romney, es que América Latina no centra la atención de la política estadounidense.

Ni la reforma migratoria, ni el peso del voto latino fue abordado por ambos candidatos en el último y decisivo debate televisado entre ambos candidatos la noche del lunes.

Fue Romney quien mencionó a la región durante sus intervenciones. Una, para referirse a su preferencia comercial de América Latina sobre China y, otra, a la "debilidad" de Obama por querer reunirse "con todas las peores figuras del mundo". Esto en referencia a Hugo Chávez y a Fidel Castro.

"Desde el principio, el presidente, en su campaña hace 4 años dijo que se reuniría con todas las peores figuras del mundo en su primer año. Se sentaría con (Hugo) Chávez y (el norcoreano) Kim Jong-Il, con (Fidel) Castro y con el presidente (Mahmud) Ahmadineyad", aseguró Romney.

El republicano consideró que esas propuestas eran un "honor inusual" del presidente de Estados Unidos y que esa postura era una forma de expresar debilidad donde debería haber "fortaleza de Estados Unidos".

1931

"Entonces el presidente empezó lo que yo llamo la gira de la disculpa yendo a varias naciones en Oriente Medio y a criticar a EE.UU. Creo que ellos vieron eso como una debilidad", manifestó Romney.

Preferencia latina. El debate electoral también se centró en la relación comercial con China. Romney aseguró que Estados Unidos está perdiendo su pulso con la segunda economía mundial, lo cual fue desmentido por Obama.

Durante ese punto salió a relucir América Latina de nuevo. Romney, abogó por volcarse comercialmente en la región, cuya economía es casi tan grande como la de China.

El volumen comercial de Estados Unidos "crece un 12% al año. Se duplica cada cinco años más o menos. Podemos hacerlo mejor, particularmente en América Latina", aseguró el aspirante republicano.

"Las oportunidades para nosotros en América Latina simplemente no las hemos aprovechado. De hecho, la economía de América Latina es casi tan grande como la de China. América Latina es una gran oportunidad", añadió.

Romney mencionó la política comercial como uno de los cinco puntos de su agenda presidencial, como había hecho en el primer debate contra Obama.

El ex gobernador republicano aseguró que en los primeros cien días de gobierno quería proponer más tratados de libre comercio con la región, como los que ya tiene Estados Unidos con México, América Central, Chile, Perú, Colombia y Panamá.

El debate se centró en política exterior y ambos candidatos también hablaron sobre los lazos de Estados Unidos con Israel, la posibilidad de intervenir militarmente a Irán.

"No vamos a permitir que Irán se involucre constantemente en negociaciones que no van a ninguna parte", dijo Obama. "Si no cumplen las demandas de la comunidad internacional, tomaremos todos los pasos necesarios para asegurarnos de que no tienen un arma nuclear", añadió el candidato demócrata a la reelección.

El debate electoral fue crucial para las aspiraciones de ambos candidatos, que mantienen un empate técnico de cara a las elecciones del 6 de noviembre, según recientes sondeos.

Fotos: Xinhua.