Caracas. De atacar deliberadamente a la oposición acusó Amnistía Internacional al gobierno de Hugo Chávez, por lo que instó a la administración venezolana a detener estas prácticas tras "varias detenciones que tuvieron una motivación política", indicó la entidad a través de un comunicado.

La entidad señaló que al menos tres personas calificadas como opositoras han sido detenidas y procesadas durante marzo, señaló El Universal.

La subdirectora del programa de Amnistía para las Américas, Guadalupe Marengo, afirmó que “los cargos que se están presentando por razones políticas contra personas críticas son utilizados para silenciar la disidencia y prevenir que otros se pronuncien”.

Puntualizó que "Chávez tiene que dejar de perseguir a aquellos que piensan de manera diferente o que hablan en contra de su gobierno".

Según Amnistía casos como los de Oswaldo Álvarez Paz, ex gobernador del Estado de Zulia; del parlamentario, Wilmer Azuaje; y de Guillermo Zuloaga, propietario del canal de televisión Globovisión, dejan de manifiesto que “el gobierno venezolano parece haber establecido una pauta de tomar medidas drásticas contra los disidentes con métodos legislativos y administrativos, y de acosar a los críticos".

Agregó que “las leyes se están utilizando para justificar lo que esencialmente parecen ser cargos con una motivación política, lo que podría indicar que el Gobierno venezolano ha convertido deliberadamente en objetivo a los opositores".