San Salvador, Xinhua. El principal partido de derecha de El Salvador, Alianza Republicana Nacionalista (Arena), atraviesa por una nueva crisis interna luego que renunciara una diputada de sus filas, lo que le quita el control en la Asamblea Legislativa.

Claudia Ramírez, diputada por el departamento de Santa Ana, en el oeste del país, denunció que la dirigencia de Arena carece de dirección y que viola los principios partidistas.

Sin embargo, sus ahora ex compañeros de filas sostienen que Ramírez traicionó al país y a sus electores porque aseguran que fue sobornada.

La salida de Ramírez deja a Arena con 28 diputados en la bancada legislativa, al tiempo que ella se convierte en el codiciado voto 56 que necesita el gobierno en turno para aprobar decretos que requieren mayoría calificada en el Congreso.

De hecho, el partido Arena rechaza desde hace semanas la aprobación de préstamos que el Poder Ejecutivo requiere para organizar las elecciones presidenciales de febrero de 2014, por ejemplo.

Ramírez, quien se define honesta e incorruptible, dijo en una entrevista matutina a la televisora pública del país que ella votará por desentrampar decretos que fueron obstaculizados por Arena.

"Nadie me ha comprado. Me declaro diputada independiente no voy a ningún otro partido", añadió Ramírez,

Desde el año pasado, Arena viene perdiendo al total de diputados, 33, que alcanzó en las elecciones legislativas y municipales del 11 de marzo de 2012.

El FMLN alcanza la mayoría simple, donde solamente requiere 43 votos, gracias a alianzas con cuatro partidos minoritarios de derecha, entre ellos Gran Alianza por la Unidad Nacional (Gana), la primera gran escisión en la derecha en 2009.

La dirigencia de Arena asegura que el ex presidente del país, Antonio Saca, es el cerebro originador de Gana, para mantener privilegios y beneficios tras una alianza con el Frente.

El diputado de Arena, Roberto d'Aubuisson hijo, fue tajante al opinar sobre la nueva baja política. "Lo opuesto a la lealtad es la traición. Pero llama hermanos a quienes ha traicionado. En sus argumentos no veo razones para dejar Arena", recriminó el hijo homónimo del fundador de este partido.

En tanto, Salvador Arias, economista y miembro del Frente, opinó que "la renuncia de la diputada significa que las manipulaciones de Arena con su voto calificado en la Asamblea llegaron a su fin".

"La prepotencia de la derecha sigue siendo castigada por la historia; espero también logremos en un futuro cercano continuar profundizando el proceso de pérdida de poder de la derecha", agregó.

Saca, que ahora figura como nuevo candidato presidencial, da cuerpo a los partidos minoritarios de derecha, y también es acusado por Arena de estar tras la compra de voluntades.

El ex presidente Saca fue expulsado por la dirigencia de Arena, que lo responsabilizó de la derrota electoral donde ganó el ex periodista Mauricio Funes como candidato de la izquierda.

Saca, quien es un próspero empresario de medios de comunicación en Centroamérica, efectúa una alianza con los partidos Gana, Demócrata Cristiano y Concertación Nacional bajo la bandera del movimiento Unidad, que aspira a gobernar el periodo 2014-2019.

Ahora, con la mayoría calificada, el FMLN podrá negociar con los aliados de derecha la aprobación de reformas constitucionales, y nombrar o destituir magistrados y otros cargos de elección de segundo grado.