Caracas, Xinhua. Venezuela inicia un camino incierto en las próximas semanas tras la muerte este martes de su primer presidente en ejercicio, Hugo Chávez.

Con la muerte de Chávez queda saber si continuará el chavismo sin su principal creador, y a su vez, si el partido gobernante podrá reconectar a los seguidores del mandatario con Nicolás Maduro, el heredero político designado por el líder bolivariano.

Luego de luchar casi dos años contra el cáncer, Chávez murió el 5 de marzo a las 16:25 hora local (20:55 GMT) en el Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo, ubicado en Caracas.

El jefe de Estado, durante los últimos 14 años de mandato, fue reelecto por cuarta vez consecutiva para el período constitucional 2013-2019, etapa que dejó sin concluir.

"Venezuela queda en una situación bastante comprometida, en una situación política de cierta inestabilidad. Hay que repetir elecciones, hay que ver cómo se manejarán las fuerzas políticas, en un entorno económico y social comprometidos", afirmó a Xinhua el director de la encuestadora local Dataminig, José Vicente Carrasquero.

"Transcurre una semana de duelo, luego viene la temporada vacacional de Semana Santa y la siguiente seria la única para la campaña, para luego venir las elecciones". Luis Vicente León, analista.

El politólogo venezolano detalló que con "el término de la vida de Chávez, su proyecto político se queda sin motor".

El especialista consideró que el presiente interino, Nicolás Maduro, tiene una altísima probabilidad de ganar las elecciones en abril, puesto que los militantes del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) estarán amalgamados.

"Aunque Maduro no tiene la estatura de Chávez. No será tan respetado y tendrá retos internos que no tenía el presidente Chávez", advirtió Carrasquero.

Sobre la oposición, el analista estimó que también tiene opciones de triunfar, puesto que la población electoral independiente, determinante en los resultados electorales, sufragaban por Chávez, no por su proceso político ni partido.

Por su parte, el reconocido analista Luis Vicente León explicó que el tiempo electoral para los comicios que se celebrarán en los 30 días subsiguientes a la muerte de Chávez es muy corto y que las campañas políticas tendrán que ser muy creativas.

"Sin Chávez el tema sería muy peligroso", señaló León a Xinhua al explicar que el juego político consistirá en resaltar el simbolismo y la mitificación del presidente Chávez para anclar su liderazgo a Maduro.

El director de la consultora Datanálisis señaló que este proceso consistirá en saber "¿Qué sucederá con el clon?", al considerar los estudios de opinión realizados previos al deceso de Chávez.

"Maduro arranca en ventaja frente a la oposición porque él tiene cuatro meses en campaña que se fortalecerán con el velorio, pero Capriles obtuvo el 45 por ciento de los votos contra el original", apuntó.

Sobre el comportamiento de los intermedios, el analista consideró que definirán de igual forma el resultado de los comicios.

"Ellos votaban por Chávez y (en octubre de 2012) se inclinaron por Chávez, pero hay que ver si están dispuestos a sufragar por el sucesor", dijo.

Para el profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Angel Alvarez, el contexto comicial venezolano futuro es inusual y corto.

"Transcurre una semana de duelo, luego viene la temporada vacacional de Semana Santa y la siguiente seria la única para la campaña, para luego venir las elecciones", aseveró.

El especialista se decanta por la victoria de Nicolás Maduro al extrapolar los resultados de octubre pasado que dieron la victoria a Hugo Chávez frente al opositor Henrique Capriles.