-¿Cuáles son los principales desafíos de política económica con los que se enfrentará el nuevo presidente/a de Brasil?

-Básicamente, mantener el mismo crecimiento económico dinámico y logros sociales realizados en los últimos tiempos.

-Si Rousseff gana las elecciones, ¿Lula podría seguir siendo influyente en su gobierno?

-Con la victoria de Dilma, Lula va a ser muy influyentes en la organización del gobierno y más tarde como una especie de asesor para las decisiones estratégicas. No veo a Lula participando directamente en el gobierno del Dilma en el día a día, pero sí siendo muy influyente en el punto de vista estratégico, amplio.

-Si Rousseff se consolida como la nueva presidenta, ¿tendrá que ser capaz de establecer un gobierno de coalición entre el PSDB y el PT?

-Difícil. Incluso el hecho de que Dilma tenga una amplia mayoría en el Congreso. Sin embargo, el diálogo con el PSDB puede ocurrir a través de Aécio Neves, que mantiene buenas relaciones personales con los sectores de Lula y el PT. Aecio, ex gobernador de Minhas Gerais, va a ser el principal político del PSDB en el Congreso como senador.

-¿Cuál va a ser la trayectoria que seguirá el país con respecto a la capitalización de las empresas estatales?

-El modelo a seguir por Dilma va a ser el de Petrobras. Con Sierra, el modelo va a ser diferente.

-¿Cuáles son los problemas más graves que enfrentará la próxima administración con la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos?

-Los temas pendientes en infraestructura. En particular, el transporte aéreo (aeropuertos) y la infraestructura urbana.

-¿Cómo se van a rearticular las fuerzas políticas en caso de una segunda vuelta electoral entre Serra y Rousseff?

-Creo que Marina Silva se va a acercar a Lula y Dilma, debido a sus antecedentes en el gobierno y el PT. Sin embargo, este electorado es un electorado muy de Marina, y va a seguir -sobre todo- con independencia de lo que hace Marina.

-¿Cómo ve usted las relaciones exteriores de un posible gobierno de Rousseff y Sierra?

-Dilma creo que va a mantener las líneas generales de Lula. Sierra ya tiene una postura crítica con respecto al Mercosur, Venezuela y algunas incursiones de Brasil en temas como Irán, así que con Serra habría un cambio significativo.

-FInalmente, ¿qué pasará con la relación entre Brasil y los Estados Unidos, a la luz de un nuevo gobierno?

-Creo que Brasil va a experimentar un momento de máximo acercamiento con los Estados Unidos. Está en marcha la negociación de un Tratado de Libre Comercio que va a profundizar las relaciones, que ya son muy buenas, en términos culturales y financieros.

*Murillo de Aragao es Máster en Ciencias Políticas y doctorado en Sociología, con especialización en Estudios Latinoamericanos, de la Universidad de Brasilia.