Cuando se trata de elecciones en Perú, nada está escrito en piedra. Los electores suelen ser muy cambiantes y a veces deciden su voto cuando están frente a la urna.

Por ello, el balotaje sería impredecible.

"Las segundas vueltas en Perú usualmente son muy difíciles de predecir tomando como referencia las encuestas, pero sí parece que será bien reñida", dijo Eduardo Suárez, estratega de Mercados en RBC Capital Markets.

Analistas dijeron que Humala deberá aferrarse al estilo similar al del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva que ha adoptado en esta campaña y mantener la distancia del mandatario venezolano, Hugo Chávez, un líder izquierdista cuyo apoyo lo afectó en la pasada contienda.

El aspirante nacionalista ganó en el 2006 la primera vuelta con cerca del 31 por ciento de los votos. Sin embargo, perdió el balotaje frente al actual presidente Alan García, cuyo mandato de cinco años culmina a fines de julio.

Fujimori, por su parte, goza de una sólida base de apoyo heredada de su padre, a quien muchos alaban por haber pacificado un país asolado por guerrillas izquierdistas y encaminado una atribulada economía con hiperinflación.

Pero ese legado es también un pasivo para la legisladora, pues otros peruanos no le perdonan los abusos a los derechos humanos que se produjeron durante su Gobierno.

Humala y Fujimori son los candidatos con mayor rechazo entre los electores.