El nuevo acuerdo de paz firmado la víspera entre el gobierno colombiano y las FARC es un logro del presidente colombiano Juan Manuel Santos, Premio Nobel de la Paz 2016, afirmaron analistas.

     El mandatario logró modificar en 41 días el pacto con el grupo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), luego de que el anterior fue rechazado por los ciudadanos a través de un plebiscito realizado el 2 de octubre pasado en Colombia.

     El primer acuerdo de paz fue ratificado el 26 de septiembre pasado en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, con la presencia de varios mandatarios de la región como testigos.

     El politólogo Fernando Giraldo expresó consultado por Xinhua, que "lograron reincorporarle algunos elementos que me atrevería a decir que fueron más precisiones".

     "Algunos pequeños cambios o ajustes como en el caso del Tribunal Especial de Paz, que se mantuvo (...) Lo que se hizo fue precisar algunas cosas que en el fondo era lo que la ley y el Congreso tenía que hacer", dijo.

El partido opositor Centro Democrático de Colombia, liderado por el ahora senador Uribe, pidió al mandatario que el nuevo acuerdo con las FARC "no tenga alcance definitivo", para que sea analizado por las víctimas del grupo armado y la oposición.

     Giraldo consideró que el nuevo acuerdo de paz alcanzado la víspera en la Habana, Cuba, entre el gobierno de Colombia y las FARC, es un éxito del presidente Santos.

     "Es un éxito este nuevo acuerdo, que lo logró en menos de seis semanas, y trato de calmar a los que promovieron el 'No' en el plebiscito, (...) este es el mejor acuerdo, inclusive que el anterior", señaló el especialista.

     A su vez, el también analista Pedro Villamizar expresó que el nuevo acuerdo de paz, al parecer, le gustará a los promotores del "No" y especialmente al ex presidente Alvaro Uribe (2002-2010), quien pidió revisarlo a fondo una vez le sea entregado por el gobierno.

     "Todo indicaría que el presidente Santos presentaría el nuevo acuerdo al Congreso y será éste el que tenga la última palabra sobre el futuro del proceso de paz firmado por el gobierno con la guerrilla de las FARC", dijo Villamizar a Xinhua.

     El académico señaló que "hay que reconocer que el nuevo acuerdo se concretó en un tiempo récord y eso hay que destacarlo".

     El partido opositor Centro Democrático de Colombia, liderado por el ahora senador Uribe, pidió al mandatario que el nuevo acuerdo con las FARC "no tenga alcance definitivo", para que sea analizado por las víctimas del grupo armado y la oposición.

     "He pedido al presidente de la República que los textos que anuncian de La Habana no tengan alcance definitivo, que sean puestos en conocimiento de los voceros del 'No' y las víctimas", dijo Uribe.

     El ex mandatario agregó que las víctimas del grupo armado y la oposición "los estudiarán en breve tiempo y expondrán cualquier observación o solicitud de modificación en nueva reunión con el equipo negociador del gobierno", aseveró el ex jefe de Estado.

     A su vez, el presidente Santos comentó la víspera que se realizaron cambios en 56 de los 57 ejes temáticos propuestos por la oposición que liberó la campaña por el "No" en el plebiscito por la paz.

     "Recibimos más de 500 propuestas de todos los sectores: sociales, religiosos, víctimas, partidos políticos", dijo el mandatario colombiano.

     Detalló que "se agruparon en 57 temas para la discusión con las FARC. Todos, absolutamente todos, fueron discutidos a profundidad con las FARC y defendidos por la delegación del gobierno con total lealtad y fidelidad a lo expresado por los diferentes sectores".

     "Mantuvimos informados permanentemente a los principales voceros del 'No' sobre los avances y dificultades de este ejercicio", expresó.

     Complementó: "Las últimas 48 horas fueron especialmente intensas. Se trabajó en jornada permanente, con grandes resultados. Logramos precisiones, ajustes y cambios en 56 de los 57 temas abordados", añadió Santos.

     El jefe de Estado de Colombia aseguró que el nuevo acuerdo es "renovado, ajustado, precisado y aclarado", por lo que debe unir a todos los sectores del país, tanto a los promotores del "Sí" y del "No".