Jorge Arreaza, titular de Ciencia y Tecnología y yerno del mandatario escribió en su cuenta de twitter: "el equipo médico nos explica que la condición del presidente Chávez sigue siendo estable dentro de su cuadro delicado".

Son este tipo de mensajes los que generan la incertidumbre en la oposición venezolana y en América Latina, ya que son diversas las hipótesis que se barajan tras darse a conocer el deteriorado estado de salud del gobernante venezolano. No por nada sus detractores han sacado la voz y le han solicitado al Ejecutivo que sea "honesto" y "diga la verdad".

En esa misma línea, el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, exhortó al gobierno a que "actúe de modo que dé confianza. Es esencial que diga la verdad".

La Constitución señala que si se declarara la falta absoluta del presidente (el 10 de enero) para el juramento de un nuevo mandato, se deben celebrar nuevas elecciones en 30 días, pero solo Chávez o más bien su salud indicará cuando esto suceda.

En este sentido, el analista chileno Guillermo Holzmann afirma que si por diversos motivos Hugo Chávez no regresa en la fecha que dicta la Constitución, "él dejó delineado el proceso, toda vez que anunció la gravedad de su operación, y nombró a Nicolás Maduro como su sucesor político". Y agrega: "en el último año y medio, y sabiendo la gravedad de su enfermedad, Chávez ordenó gran parte de lo que se podría denominar la transición de su gobierno en caso de que algo suceda".

Esa transición puede traducirse en el fortalecimiento de la institucionalidad bolivariana, cambios en el aparato militar, a través de militares que derivaron al Ejecutivo, así como también un 'amarre institucional', respecto del tema económico y del modelo, explica el académico chileno.

¿Chavismo sin Chávez?

Por su parte, Luz Mely Reyes periodista y analista política venezolana, argumentó que "es un escenario posible y el mismo presidente lo asomó el 8 de diciembre. No obstante, sigue siendo un tema tabú aquí en Venezuela hablar de un escenario en donde fallezca el presidente".

Respecto de la asunción de Maduro como carta del chavismo, Reyes es enfática en afirmar que "lo más importante es que Maduro fue ungido por Chávez como su eventual sucesor, sea que no pudiese terminar el periodo que esta por culminar, o en caso de no poder iniciar el siguiente, lo postuló como su candidato".

Reyes explica que "Maduro es un político civil que viene de tener toda una vida de activismo y eso, a mi juicio, es una señal de que el proceso encabezado por Chávez tendrá continuidad".

Sin embargo, para la analista, hay un punto que genera ruido, aprensiones: el liderazgo de Chávez está tan arraigado, que sus seguidores están reacios a construir un chavismo sin Chávez.

Carlos Moreno, doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Central de Venezuela, es más cauto en entregar sus hipótesis, porque considera que "no hay que confundirse. Cuando el presidente designa a Maduro como candidato, éste solo podría gobernar en el caso de que el presidente fallezca antes del término de este periodo", guardando así las proporciones respecto de un eventual posicionamiento de Maduro.

Respecto de la injerencia de las FF.AA., Moreno advierte que "hay algunos que están con Maduro, otros con Diosdado Cabello -presidente del Parlamento y ex militar-, y otros que dicen que deben conservar su autonomía, o sea que deben mantenerse de manera neutral frente a esa dinámica", aunque "claramente las FF.AA. serán un actor principal, sobre todo si muere Chávez. Eventualmente habría un apoyo a Diosdado Cabello", concluye.

Frente a la posición que adoptaría la región tras un hipotético fallecimiento de Hugo Chávez, los analistas coinciden en que Venezuela mantendría sin mayores cambios su política exterior, ya que ni el modelo, ni el régimen están en discusión.