Sao Paulo. La candidata del partido gobernante de Brasil, Dilma Rousseff, ganó este domingo las elecciones presidenciales de Brasil en una segunda vuelta y será la primera mujer en liderar la mayor economía de América Latina.

Rousseff logró 55,5% de los votos válidos, frente a 44,5% del candidato de la oposición, José Serra, cuando estaban escrutados más de 84% de los sufragios.

La mujer jurará como presidenta del país el 1 de enero de 2011.

A continuación, comentarios de analistas sobre las elecciones:

*Alberto Bernal, jefe de investigación de Bulltick Markets:

"Esperamos una continuación de las políticas económicas decentes llevadas a cabo por Lula, pero desafortunadamente parece que no hay lugar para las reformas estructurales que Brasil necesita para optimizar el gasto público".

"Vamos a tener cero de reacción en el mercado local si Rousseff gana. El mercado ya ha descontado su victoria".

*Tissot Roger, consultor independiente de energía:

"Una victoria de Rousseff significa un fortalecimiento de la petrolera estatal Petrobras y un mayor papel del Estado en el sector".

"Esto no es nada en comparación con sus vecinos latinoamericanos como Venezuela y Bolivia, pero el modelo podría costarle competitividad y eficiencia al sector".

*Cristiano Oliveira, economista jefe, Banco Safra de Investimento:

"Todas las miradas estarán sobre los nuevos ministros, sobre el gabinete de Dilma y también sobre el Banco Central".

"Se espera una desaceleración de la tasa de crecimiento del gasto público del gobierno central, que en los últimos años se aceleró".

*Robson Andrade, presidente de la Confederación Nacional de la Industria Brasileña:

"Dilma tiene un buen conocimiento de la maquinaria del gobierno, habiendo sido la principal asesora del presidente Lula y coordinadora de los programas de inversiones en infraestructura".

"Conoce todas las necesidades del país, sabe lo que tiene que hacerse y tiene vocación para la gestión. La expectativa es que haga un gran gobierno".

"Hay grandes desafíos por delante: lidiar con el tipo de cambio, la reforma tributaria, reducir el impacto de los impuestos sobre las exportaciones, infraestructura. Es difícil elegir sólo una prioridad, hay diversas acciones y todas tienen que ser atacadas".