Andrew Jennings para Agencia Pública de Periodismo Investigativo. La reciente revelación de que el FBI está investigando la FIFA debería poner fin a tres décadas de corrupción institucional, últimamente personificada por su presidente, el suizo Joseph Blatter.

He conversado con los agentes especiales de la Sección de Crimen Organizado y Asuntos Ilícitos del Departamento de Justicia en Washington, y la Brigada de Delincuencia Organizada, en Nueva York, desde que ellos me contrataran, procurando encontrar pruebas, desde hace unos tres años.

Ahora, se hizo público que la policía estadounidense está investigando un "caso importante" que implica la corrupción en la FIFA. La investigación incluye acusaciones de fraude y soborno, y se inició en confederaciones de fútbol de América Central, América del Norte y el Caribe.

Pero el rastro del dinero conduce a la sede de la FIFA en Zurich, Suiza. Fuentes no oficiales han confirmado que Daryan Warner, hijo mayor del ex vicepresidente notorio de la FIFA, Jack Warner -que ahora es ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, en el Caribe- se ha convertido en un testigo en cooperación con la investigación del FBI. Warner Jr. vive en la Florida en los últimos tiempos, y claramente no es libre de salir de los Estados Unidos. El FBI no ha dado a conocer que la evidencia está en contra de él, pero es probable que sea algo lo suficientemente sustancial para que rompa la confianza de su padre, a cambio de un tiempo reducido en la cárcel.

Daryan Warner, hijo, siempre fue el "administrador" del lavado de dinero y de organizar la ocultación de los sobornos y todo tipo de actividades ilícitas de su padre en el fútbol -desvío de fondos, comercializar entradas para la Copa del Mundo y embolsarse sobornos sustanciales de los países que sueñan con organizar una Copa del Mundo-. Warner trabajaba de manera orquestada en Nueva York con su compañero y miembro del comité ejecutivo de la FIFA, Chuck Blazer.

La carrera de Jack Warner, el padre, en la FIFA, empezó a estremecerse en mayo de 2011, cuando fue sorprendido con un millón de dólares para sobornar, distribuidos en sobres de US$40.000 en efectivo para entregar a las asociaciones de fútbol del Caribe. El objetivo era persuadirlos de votar por Mohamed Bin Hammam, quien fue candidato a la presidencia contra el actual presidente de la FIFA, Joseph Blatter. En esa época, Chuck Blazer "delató" a Warner a la FIFA, pero más tarde él mismo se vio envuelto en acusaciones de corrupción muy bien documentadas.

¿HACIA DÓNDE VA LA INVESTIGACIÓN DEL FBI?

Para empezar, ellos no están solos. Hace 18 meses corre una investigación paralela realizada por las autoridades fiscales de Estados Unidos, el Servicio de Rentas Internas (IRS, en inglés). La investigación encubierta va desde Puerto España, en Trinidad y Tobago, el lujoso edificio comercial Trump Tower en la Quinta Avenida de Nueva York, hasta las Islas Caimán, Miami, Zurich en Suiza, seguido del Golfo Pérsico. Los funcionarios estadounidenses tuvieron cooperación de la policía en Londres y Suiza.

El robo a escala industrial cometido por Warner y Blazer se entreteje en la estructura de la FIFA. La dupla abominable reiteradamente fue alentada a saquear la recaudación por boletos de la Copa del Mundo. A cambio, conseguían votos para mantener a Blatter en el poder.

Los amantes del fútbol sueñan con que el FBI acabará encontrando razones para ampliar su investigación al imperio africano de Issa Hayatou y el resto de la FIFA.

Mientras el FBI extiende sus redes, los miembros de la FIFA en Zúrich deben procurar que sus abogados les indiquen qué decir cuando la policía llame a su puerta. Si se trata de pagos corruptos autorizados por Blatter y el secretario general Jerome Valcke, harían bien en seguir el ejemplo de Daryan Warner y tomar los testimonios de sus colaboradores antes de dar paso a la extradición y el encarcelamiento.

Empleados honestos dentro de la FIFA podrían informar otros nombres. Después de todo, sería injusto que sólo Warner y Blazer fueran detenidos por saquear la FIFA. En los últimos años, más de la mitad del comité ejecutivo de la FIFA estuvo involucrado en actividades dudosas.

El FBI ha mostrado interés en la investigación. Por ejemplo, sobre la elección de Qatar para acoger la Copa del Mundo de 2022, los agentes tenían información muy específica en este sentido. Otro grupo de investigadores que trabaja con el FBI tiene en la mira otra gran decisión de la FIFA, esta vez en relación con los tickets.

Después de las revelaciones hechas en 2010 por los periodistas británicos del Sunday Times y la BBC sobre corrupción de alto nivel en la FIFA, Blatter debería haber sido desalojado del poder y que sus asuntos financieros quedaran abiertamente expuestos. En su lugar, se las arregló para escapar con el anuncio de las investigaciones "independientes" dentro de la FIFA -siempre controladas por él.

Ahora, desde diciembre del año pasado, los blogueros de Trinidad han gritado al mundo que Daryan Warner, hijo de Jack, fue detenido en el aeropuerto de Miami con una bolsa de dinero. El valor indicado varía desde US$100 mil a US$750 mil, dependiendo del blog. Algunos dicen que el otro hijo de Jack, Daryl Warner, también fue arrestado. A principios de marzo, a pesar de las amenazas de Jack Warner, incluso la prensa dominante y cautelosa de Trinidad comenzó a publicar historias sobre "el hijo de un miembro del personal" arrestado en Miami por cargos de lavado de dinero.

2468

Un efecto secundario de este escándalo podría ser el final cada vez más absurdo de la administración de la primer ministro Kamla Persad-Bissessar, de Trinidad y Tobago, que nombró a Warner para hacerse cargo de la policía (sí, en serio) y el Ejército (¡en serio!), pese a que rápidamente salió de la FIFA antes del inicio de las investigaciones.

A causa de los millones de dólares gastados por Warner en la compra de victorias en las urnas para su partido (UNC), Kamla le dio carta blanca para hostigar a los opositores y aliados  incompetentes para ocupar altos cargos en el gobierno. Las últimas revelaciones de corrupción en Trinidad muestran que Warner creó en secreto, con fondos del gobierno, una milicia privada, similar a los Ton Ton Macoutes de Haití.

CON LA BENDICIÓN DE LA PRENSA BRITÁNICA

Sin embargo, el próximo objetivo de la investigación del FBI tal vez sea el prestigioso diario británico Financial Times, que promueve conferencias de negocios y acaba de anunciar un "Encuentro de Fútbol de Negocios" que se celebrará en Río de Janeiro en junio.

La atracción principal será el presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

El evento del Financial Times en el lujoso hotel Copacabana Palace será organizado por la empresa International Football Arena, con sede en Zurich, responsable de encuentros de fútbol donde pasivos periodistas, dueños de clubes y patrocinadores potenciales pagan para reunirse con Blatter.

El hombre responsable de las relaciones públicas, Peter Hargitay, presenta a todos los presentes, mientras que su hijo, Stevie, se encarga de los apretones de manos en la entrada.

En el sitio web de la reunión del Financial Times, Stevie aparece como "Contacto Patrocinador". En su cuenta de Twitter, él mismo se describe como un "lingüista astuto" y productor de cine. Una de sus películas, la épica "Chicas gustan de gays", enseña cómo fingir la homosexualidad para que las mujeres se queden con ellos.

2470

 

El corresponsal de deportes para el Financial Times, Roger Blitz, dirigirá la conferencia.

Como periodista, ¡tiene una oportunidad de oro!

Se podría pedir al orador principal, Blatter, que aclarara la investigación del FBI y cómo lavaron los dirigentes de la FIFA US$100 millones en sobornos relacionados con una empresa de marketing en Liechtenstein.

O Blitz podría preguntarse si el corazón de Blatter se alteró cuando descubrió un soborno de un millón de francos suizos para el ex presidente de la FIFA Joao Havelange, lavados a través de una cuenta de la organización, el 3 de marzo de 1997.

Blitz también podría sugerir que el escurridizo Peter Hargitay revele al público el nombre de los miembros de la FIFA que planeaban sobornar con 4 millones de libras a la Asociación de Fútbol Inglés, a cambio de que Inglaterra organizara la Copa del Mundo. O que entretenga a la audiencia con historias de sus siete meses de cárcel en Miami por tráfico de cocaína.

2471

Entre sus muchos negocios, Hargitay también mantiene una agencia de detectives privados, AB Investigación, que promete a sus clientes "vigilancia a nivel gubernamental", e incluso "la intervención física de acuerdo con los intereses de los clientes corporativos". Un negocio anterior de Hargitay garantizaba hackear cuentas bancarias.

Cuando los escándalos relacionados con sobornos comenzaron a aparecer en 2002, Blatter contrató a Peter Hargitay para corromper el periodismo inglés. Hartigay se aseguraba de desviar a los periodistas de los problemas de sus clientes. Y él hizo un gran trabajo en Londres. La mayoría de los periodistas deportivos ignoraron el escándalo de la empresa de marketing deportivo ISL.

Lo que informó a los agentes del FBI

Ha sido una larga espera hasta que el FBI actuó. En los años en que mantuvimos contacto, yo entregué documentos que prueban que los funcionarios de la FIFA recibieron sobornos y les presenté fuentes con información de primera mano. Mantuvimos largas llamadas telefónicas e intercambiamos cerca de 100 correos electrónicos.

Después de que yo conté sobre la información confidencial disponible en Suiza, se estableció contacto con las autoridades suizas penales en virtud del Tratado de Asistencia Mutua.

Durante una conferencia celebrada en Miami, en 2010, donde se habló de corrupción en la FIFA y la evidencia de que la organización funciona como una familia del crimen organizado, tuve una larga conversación con un asesor del Servicio de Impuestos Internos del gobierno de EE.UU. Los organizadores del evento y yo fuimos amenazados por los abogados de la FIFA antes de la conferencia.

La última vez que me reuní con el FBI, cara a cara, en una oficina privada cerca de la embajada de EE.UU. en Londres, fue la semana antes de los Juegos Olímpicos de 2012. Una vez más, pude darles documentos cruciales. Me dijeron que uno de los documentos era "particularmente útil para sus propósitos". Era una lista de sobornos relacionados con muchos de los principales miembros de la FIFA. Y ellos dijeron: "mientras que la demanda parece glacial, las cosas están progresando".

En los últimos dos años, mientras Blatter ha persuadido a los periodistas crédulos a publicar historias sobre su programa redentor de "reformas" en la FIFA, los investigadores de las agencias federales en Washington y Nueva York han reunido pruebas de corrupción en relación con las votaciones para definir la sede de la Copa del Mundo.

La posibilidad de nuevas votaciones para las Copas Mundiales de 2018 y 2022 no se pueden descartar. Si el soborno se prueba, ésto podría manchar la siguiente votación.

Parece que el congreso de la FIFA, con el coreógrafo Joseph Blatter, a realizarse en las islas Mauricio, a finales de mayo, será uno de los más agitados. El presidente de la FIFA está montando un evento muy costoso para la mayoría de la prensa deportiva y extranjera. Si los agentes del FBI estuvieran trabajando en los bastidores, será difícil tomar en serio esta fiesta.

Al final, si Blatter sigue siendo libre para comparecer, tendrá que fingir que todo está bien y que el FBI es sólo un "inconveniente".

*Investigación adicional: Karrie Kehoe.

*Andrew Jennings es un periodista de investigación escoces. Trabajó para el The Sunday Times a finales de la decada del 60, tras lo cual trabajó para otros periódicos británicos antes de convertirse en un periodista de investigación en la BBC Radio 4. Su investigación sobre la participación británica en el escandalo Irán-Contra ganó la medalla de oro en el New York TV Festival de 1989. En 1993, Jennings y su equipo entraron en Chechenia para investigar la actividad de la mafia del Cáucaso. Jennings ha investigado varias denuncias de corrupción en la FIFA.