Un día después de finiquitar la liberación de cuatro secuestrados, el general Freddy Padilla de León, comandante de las Fuerzas Militares, les anunció a los demás cautivos en poder de las Farc que seguirá la lucha por su rescate.

"Gran parte de la energía de todos nosotros está en que no descansaremos hasta que el último de los colombianos esté en libertad", dijo en diálogo con Caracol Radio.

Según él, el secuestro es "un daño enorme" que le hacen las Farc a la sociedad colombiana dejando amarrados en la selva a un grupo de uniformados.

"Si Dios tiene que mirar cómo perdona ese delito, el secuestro tiene que estar allá entre los más difíciles", manifestó.

"Si Dios tiene que mirar cómo perdona ese delito, el secuestro tiene que estar allá entre los más difíciles", manifestó Padilla de León.

Además, Padilla aseguró que las Farc "son repudiadas y no tiene cabida en el corazón de los colombianos".

A su turno, el comandante del Ejército, general Oscar González, dijo que el ‘Mono Jojoy' impartió orden de asesinar al grupo de 40 guerrilleros que custodiaban a los cuatro rescatados.

González afirmó que el comandante y carcelero ‘Chucho Díaz' ya tiene el mandato de fusilar a los subversivos que le acompañaban.