Buenos Aires. Autoridades en las Islas Malvinas fijaron para los próximos lunes 11 y martes 12 de marzo el referendo para definir su estatus político, conforme un acuerdo alcanzado en las últimas horas por el Consejo Ejecutivo local.

Durante esos dos días, los residentes legales en el archipiélago cuya soberanía reclama Argentina y por el que hubo una guerra en 1982 con Reino Unido podrán responder por "sí" o "no" a la pregunta "¿Desea que las Islas Malvinas conserven su estatus político actual como un Territorio de Ultramar del Reino Unido?".

Las autoridades locales explicaron este viernes en un comunicado que la decisión de llevar a cabo la consulta durante dos días se tomó para "dar a todos la máxima oportunidad de ejercer su derecho al voto".

El resultado demostrará "de manera clara, democrática e incontestable la forma en que la gente de las Islas Malvinas desea vivir sus vidas", planteó.

Argentina y el Reino Unido fueron a la guerra en 1982 por las Malvinas, conflicto que comenzó el 2 de abril de ese año y se extendió 74 días.

La contienda concluyó con la rendición argentina, y tras la muerte de 649 soldados del país sudamericano y 255 militares británicos.

El gobierno en Malvinas decidió incluir antes de la pregunta un texto introductorio en el que se menciona que "la Argentina está llamando a negociaciones sobre la soberanía de las Islas", y que abierta la posibilidad incluso de un resultado favorable a modificar el actual estatus del archipiélago.

"Si la mayoría de los votos emitidos es en contra de la situación actual, el gobierno de las Islas llevará a cabo las consultas necesarias y los trabajos preparatorios con el fin de llevar a cabo un referéndum sobre las opciones alternativas", planteará el texto previo a la pregunta.

Ese apartado previo a la consulta indicará además que "el actual estatus político de las Islas es el de un Territorio de Ultramar del Reino Unido. Tienen autonomía, y el Reino Unido es el responsable de asuntos como la defensa y las relaciones exteriores.

Conforme a su Constitución, el pueblo de las Islas tiene derecho a la autodeterminación, que puede ejercer en cualquier momento.

Hace dos semanas, al cumplirse 180 años de la ocupación británica de las Islas, la presidenta argentina, Cristina Fernández, envió una carta al primer ministro británico, David Cameron, en la que lo instó a "acatar las resoluciones de Naciones Unidas" que invitan a ambas partes a sentarse a negociar sobre la soberanía insular.

"Hace 180 años, un 3 de enero, en un ejercicio descarado de colonialismo del siglo XIX, la Argentina fue despojada por la fuerza de las Islas Malvinas, situadas a 14.000 kilómetros de distancia de Londres", remarcó el texto.

Afirmó que los habitantes argentinos fueron "expulsados" por la Marina Real para "implantar población", y lamentó que "desde entonces Gran Bretaña, la potencia colonial, se ha negado a devolver los territorios a la Argentina".

Un día después, en una entrevista con la BBC, Cameron rechazó la carta y volvió a pedir a Buenos Aires que se "respete el derecho de los isleños a determinar su futuro".