Nueva York. Las autoridades en la ciudad de Nueva York aplazaron el viernes el desalojo previsto de un parque en el centro de Manhattan donde manifestantes anti-Wall Street han levantado un campamento, evitando lo que muchos temían podría haber sido un enfrentamiento con las fuerzas del orden.

El teniente de alcalde Cas Holloway dijo que el propietario privado del Parque Zuccotti, la empresa Brookfield Office Properties, decidió a última hora del jueves aplazar el desalojo, que estaba previsto para primeras horas del viernes (11:00 GMT).

Los manifestantes celebraron el aplazamiento en el parque de acceso público, donde el ambiente era festivo.

Muchos habían temido que la limpieza del parque sería un intento de acabar con el movimiento que provocado protestas de solidaridad en más de 1.400 ciudades. Hay convocadas manifestaciones mundiales el sábado en 71 países, según Occupy Together (Ocupar Juntos) y United for Global Change (Unidos por un Cambio Global).

Unos 1.000 manifestantes ocupaban el parque a primeras horas del viernes, y muchos de ellos habían pasado la noche limpiando la zona.

"Nosotros mismos estamos limpiando. No es que haya ratas y cucarachas corriendo por el parque", dijo Bailey Bryant, un empleado en un banco de Manhattan de 28 años que visita el campamento después del trabajo y los fines de semana.

En Facebook, han publicado un aviso, diciendo: "Esto es una táctica que Bloomberg (alcalde de Nueva York) ha utilizado para acallar las protestas en el pasado, y una táctica utilizada recientemente en manifestaciones similares en toda Europa".

La empresa Brookfield ha dicho que las condiciones en el parque eran "insalubres e inseguras", sin baños y escasez de contenedores de basura. Los vecinos se quejaron de lascivia, consumo de drogas, acoso y malos olores por parte de los manifestantes, dijo Brookfield.

Los manifestantes están indignados con que los miles de millones de dólares en rescates a los bancos repartidos durante la recesión permitieran a los bancos reanudar sus ganancias con enormes beneficios, mientras los estadounidenses medios no han tenido alivio con un alto desempleo y precariedad laboral.