Madrid. El opositor Partido Popular (PP) de España supera en apoyo electoral a los gobernantes socialistas en 8 puntos porcentuales y estaría cerca de lograr una mayoría absoluta en el Parlamento si hubiera elecciones este fin de semana, según un sondeo publicado el sábado.

El gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha sufrido la caída de su respaldo popular tras la aprobación de severas medidas de austeridad para reducir el déficit público, situado en el 11,2% del PIB en el 2009, al 3% en el 2013, de acuerdo al sondeo divulgado por El Periódico de Catalunya.

La última iniciativa fiscal, un plan para ahorrar 15.000 millones de euros a través de recortes salariales a empleados públicos y la congelación de algunas medidas sociales, fueron aprobadas por la mínima en el Parlamento el jueves, lo que llevó a algunos sectores a sugerir que es necesario convocar a elecciones generales.

El sondeo dio al partido del presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero un 34% en intención de voto, mientras que el PP obtendría el 42%.

Según la encuesta, si las elecciones generales se produjeran el sábado, el PP estaría cerca de la mayoría legislativa absoluta, con entre 173 y 176 escaños de un Parlamento de 350 asientos, donde los socialistas obtendrían entre 131 y 134 puestos.

La grave situación económica también está generando una crisis política, mientras el Gobierno trata de controlar las finanzas al tiempo que se enfrenta a una creciente presión social y sindical.

El gobierno, los sindicatos y empresarios se reunieron fin de semana para negociar de urgencia la anticipada reforma del mercado laboral, que los economistas consideran vital para que España supere su difícil situación económica.

Los sindicatos UGT y CCOO han amenazado con una huelga general si la reforma sigue adelante sin su consentimiento.

Las próximas elecciones generales están previstas para el 2012, pero podrían adelantarse si el gobierno, que no cuenta con la mayoría absoluta, no logra aprobar las leyes y se ve forzado a pedir un voto de confianza.

La próxima votación importante será la aprobación de los presupuestos para el 2011, que muchos partidos planean rechazarán.