París/Berlín. Al reclutar a la alemana Angela Merkel para apuntalar su candidatura a la reelección, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, colocó a Europa en el corazón de su campaña.

Y la decisión de la canciller de apoyarlo sugiere cierto nerviosismo de su parte ante un cambio de liderazgo en la alianza franco-alemana que está conduciendo la política de la zona euro.

Ambos líderes han restado importancia al tema. Pero con el socialista François Hollande liderando los sondeos, el equipo de Merkel teme perder el impulso que ha construido con Sarkozy en la lucha contra la crisis de la deuda europea.

Además, le preocupa la posibilidad de que Francia sea dirigida por un hombre cuya campaña fue calificada por un representante de Merkel como "anacronismo de izquierda".

El apoyo de Merkel a Sarkozy fue anunciado por el partido demócrata cristiano de la canciller (CDU) tras un discurso de su segundo, Hermann Groehe, en una reunión con el partido UMP de Sarkozy en París el sábado. Groehe dijo que las políticas de Hollande debilitarían a Europa.

"Las próximas elecciones en Francia no sólo son decisivas para el país, sino para la resolución exitosa de los problemas comunes de Europa", indicó más tarde a Reuters.

El diputado del UMP Olivier Carré consideró el apoyo de Merkel como "altamente simbólico". "Europa estará en el corazón de la campaña. También es natural que después de trabajar juntos durante tres años permanezcan juntos para defender sus ideas", afirmó.

El portavoz de Hollande, Manuel Valls, advirtió al UMP que no "secuestre" las relaciones alemanas con fines políticos.

Las apariciones de Merkel antes de la primera ronda electoral francesa del 22 de abril buscan subrayar la importancia de la relación "Merkozy" para Europa.

"Las elecciones francesas afectan a todos en Europa", dijo Elmar Brok, un miembro del CDU cercano a Merkel.

Miembros del partido UMP dicen que la iniciativa de involucrar a Merkel partió del propio Sarkozy.

Jean-François Cope, jefe del UMP y arquitecto clave de su campaña del 2012, no quiso entrar en detalles sobre el tema en una reunión con periodistas de Reuters el lunes, pero señaló que Merkel es "muy respetada en Francia".

De hecho, una encuesta de Harris Interactive realizada en agosto mostró que los encuestados confiaban mucho más en Merkel que en Sarkozy para resolver la crisis económica en la zona euro.

Doce semanas antes de la votación, Sarkozy está intentando demostrar que es la mejor opción para sacar a Francia de las dificultades económicas y cree que su estrecha alianza con Merkel complacerá a los votantes conservadores.