Washington. Las fuertes críticas de la campaña del presidente Barack Obama contra el historial empresarial de su rival Mitt Romney, quien se niega a entregar más detalles sobre sus declaraciones de impuestos, se han traducido en una baja en el apoyo para el candidato republicano, mostró el martes un sondeo Reuters/Ipsos.

Más de un tercio de los votantes que están registrados en un partido o como independientes dijeron en la encuesta online que lo que habían escuchado sobre los impuestos de Romney y su paso por la firma privada Bain Capital les dieron una impresión menos favorable del candidato republicano.

Particularmente preocupante para Romney es que una gran parte de los votantes independientes, a los que necesita cautivar para ganar las elecciones del 6 de noviembre, también creen en la imagen de él que ha pintado el bando de Obama como un empresario despiadado que podría esconder algo en sus impuestos.

"Con tres cuartos de los votantes registrados diciendo que escucharon al menos algo de estos temas, diría que la campaña de Obama ha triunfado en presentarlos a la conciencia nacional", dijo la encuestadora Julia Clark de Ipsos.

Tras semanas de acusaciones de que Romney recortó empleos estadounidenses para mudarlos al exterior mientras dirigía Bain, un 36% de los votantes registrados dijeron que el tema les ha hecho ver a Romney menos favorablemente, en comparación con el 18% que dijo que ahora eran más favorables hacia el ex gobernador de Massachusetts.

Entre los independientes, un 26% lo veía menos favorablemente y un 13% más favorablemente tras conocer de su ejercicio como empresario.

La campaña de Romney responde que Obama ha intentado distraer la atención de su mal manejo de la economía con anuncios frecuentes y discursos sobre Bain y las finanzas personales del republicano.

Los demócratas también exigen que Romney entregue más datos sobre sus declaraciones de impuestos, más allá de los dos años que dio a conocer hasta ahora. Un aviso publicitario la semana pasada sugería que no ser más abierto respecto a sus impuestos significaba que el aspirante a la Casa Blanca tenía algo que esconder.

Derecho a saber. Casi la mitad de los consultados en el sondeo dijeron que los estadounidenses tienen el derecho a conocer un historial financiero de varios años de un candidato a la presidencia, mientras que un tercio dijo que Romney no necesitaba entregar más datos de devoluciones de impuestos y que seguir pidiéndolo es una invasión a su privacidad.

Entre los votantes registrados, un 37% dijo que lo que escucharon sobre los impuestos de Romney les hizo tomar una postura menos favorable hacia él, a los que se sumó el 30% de los independientes.

No todos los resultados del sondeo son negativos para Romney. El republicano retiene una ventaja de 5 puntos porcentuales sobre Obama entre los votantes registrados respecto a su "plan, política o enfoque" para la economía del país.

El margen era de un 36 a 31% entre los votantes registrados, pero 22 a 19 a favor de Obama entre los independientes.

El sondeo de 1.195 adultos, incluyendo a 962 votantes registrados, fue realizado entre el jueves y el lunes.

La precisión de las encuestas online de Reuters/Ipsos son medidas con un intervalo de confianza. En este caso, el sondeo tiene un intervalo de confianza de +/- 3,3 puntos porcentuales para todos los estadounidenses. Para los votantes registrados era de +/- 3,7 y para los independientes +/- 8,7.