Brasilia. La evaluación positiva del gobierno de la presidenta brasileña Dilma Rousseff tocó en junio un máximo récord, mientras que la aprobación personal a la mandataria se mantuvo en su mejor nivel, mostró un estudio de CNI/Ibope publicado este viernes.

De acuerdo con la medición hecha por Ibope (Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística) por encargo de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), un 59% de los encuestados afirman que el gobierno de Rousseff es óptimo o bueno, frente al 56% que opinó lo mismo en marzo.

Un 32% ve al gobierno como regular, contra el 34% del sondeo anterior; y un 8% calificó a la administración como pésima o mala, el mismo nivel de marzo.

La aprobación personal de la presidenta se mantuvo en un 77%. El porcentaje de desaprobación a Rousseff fue de un 18%, ante el 19% del sondeo previo.

Ibope entrevistó a 2.002 personas en 141 municipios entre el 16 y el 19 de junio. El margen de error del sondeo es de 2 puntos porcentuales.

La encuesta evaluó también la percepción de la población en áreas determinadas del gobierno, como las tasas de interés e inflación.

Con respecto a la tasas, un 49% de los entrevistados aprobó las decisiones del gobierno, sobre el 33% del estudio de marzo. El porcentaje de los que las desaprobaron bajó a un 41% desde un 55%.

La reversión de la tendencia coincide con los sucesivos recortes que el Banco Central aplicó sobre la tasa básica de interés en los últimos meses y con la presión del gobierno sobre los bancos para que también rebajen sus tasas.

La percepción de la política de combate a la inflación también mejoró. El índice de desaprobación cayó de un 50% a un 47%, y su índice de aprobación subió de un 42 a un 46%.

Ibope entrevistó a 2.002 personas en 141 municipios entre el 16 y el 19 de junio. El margen de error del sondeo es de 2 puntos porcentuales.