Los diputados sancionaron este martes el proyecto de ley de Protección al Arbolado Urbano, una iniciativa que obligará a los dueños de propiedades a mantener en buen estado los ejemplares que se encuentren en su terreno.

La normativa, que ahora pasa a manos del Poder Ejecutivo, donde será promulgada o vetada, busca crear conciencia sobre el medio ambiente.

Uno de los puntos señala que las podas, el trasplante y la tala de árboles en terrenos y veredas, privados o públicos, se hará con la autorización de la Municipalidad local.

En caso de derribar un árbol, la persona deberá compensar la disposición entregando 10 plantines de árboles a la Comuna local, que deben ser de la misma especie del árbol derribado u otra que se solicite.

Entre las sanciones que dispone se menciona de una multa de 50 jornales mínimos por cada árbol talado sin permiso.

También se castigará a aquellos que dejen abandonados en la vía pública restos de árboles por más de tres días. Estos serán apercibidos con una multa de 25 jornales mínimos.