Buenos Aires. El candidato a presidente por Unión para el Desarrollo Social, Ricardo Alfonsín, desestimó las encuestas que lo ubican, dentro del espectro opositor, detrás del candidato presidencial por el Frente Amplio Progresista, Hermes Binner, aunque aceptó que "no será fácil forzar una segunda vuelta".

"Nuestas encuestas dicen que nos estamos consolidando en el segundo lugar", en cuanto al arco opositor, "reduciendo la diferencia con el oficialismo, aunque no de magnitud tal para decir que será fácil una segunda vuelta", dijo Alfonsín en diálogo con Radio Mitre.

Luego, el diputado nacional se refirió a la disputa entre la Unión Cívica Radical y los sectores políticos que conforman el Frente Amplio Progresista.

En un tono efusivo, el candidato radical contó que “muchas veces les pedí (en referencia a Proyecto Sur, GEN, Partido Socialista y el sector de Luis Juez) que se definan porque la demora me traía problemas dentro de mi partido, pero nunca se definieron”.

Y agregó: “me dijeron que se definían después de las elecciones de Santa Fe, pero pasaron las elecciones y se fueron a Córdoba a levantarle la mano a Juez, que había dicho barbaridades del radicalismo. Entonces, no fui yo el responsable de no hacer una
alianza con Binner”.

Sobre el acuerdo entre el candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Francisco De Narváez, con el candidato a presidente Alberto Rodríguez Saá, sostuvo que “la posibilidad de conversar con Compromiso Federal fue una propuesta que surgió desde Udeso” que “no es una fuerza que tiene que ver sólo con el acuerdo en la Provincia, sino que es nacional”.