La Presidenta Cristina Fernández se ausentó a último hora de un importante desfile militar en Buenos Aires que se desarrolló en la avenida 9 de Julio y que contó con la concurrencia de numerosas autoridades y una gran participación de la ciudadanía para conmemorar las celebraciones por el bicentenario argentino.

El hecho se da en medio de la controversias que tiene Fernández con el alcalde de la capital argentina, Mauricio Macri, y con el Vicepresidente del país, Julio Cobos, por un tema de invitaciones a actividades de celebración del bicentenario de Argentina.

Con Macri, la controversia se da por su  negativa al jefe de gobierno porteño a asistir a la reinauguración del Teatro Colón. La Presidenta le envió una carta para rechazar dicha invitación. Pero Macri igualmente la llamó para convencerla para contar con su asistencia, lo que no varió la posición de Fernández. De hecho, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que la Presidenta "no vuelve atrás en su decisión", ya que está enojada por las críticas de Macri a Néstor Kirchner, de acuerdo a La Nación.

Por otra parte, el vicepresidente, Julio Cobos, fue excluido de los festejos oficiales. El ministro señaló que el Gobierno no supo en "carácter de qué" invitarlo a la cena del martes 25, en la Casa Rosada. Cobos mantiene una agria relación con Fernández y su círculo más próximo.