Buenos Aires. Argentina demandará a las petroleras que están buscando hidrocarburos en las Islas Malvinas por considerar que realizan una actividad ilegal, una decisión que profundizará la tensión diplomática con Gran Bretaña por el control del archipiélago.

Las empresas que brinden servicios financieros y legales a esas petroleras también serán blanco de las acciones legales, dijo este jueves el canciller argentino, Héctor Timerman, en una conferencia de prensa.

Entre las firmas que operan allí figura la británica Rockhopper, que está explorando en el norte de Malvinas y planea comenzar a extraer petróleo a partir del 2016 de su descubrimiento Sea Lion, que se estima contiene unos 350 millones de barriles de petróleo recuperable.

También tienen intereses las compañías Borders & Southern y Falkland Oil & Gas.

Las tensiones diplomáticas entre Argentina y Gran Bretaña han aumentado en meses recientes de cara al trigésimo aniversario de la breve guerra que sostuvieron los dos países por el control del archipiélago atlántico en 1982.

Timerman anunció en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería que “se iniciarán acciones administrativas, civiles y penales” contra las empresas que realizan esas actividades y contra aquellas que brindan apoyo financiero y logístico para desarrollar esas acciones.

Además, reiteró el apoyo “amplio” de “cientos de países” a la postura argentina respecto de Malvinas y sostuvo que “no hay ningún país del mundo que diga abiertamente que Gran Bretaña tenga derechos soberanos" sobre ese archipiélago.

“Hay cientos de países que han votado en las Naciones Unidas reconociendo los derechos soberanos de Argentina”, afirmó el titular del Palacio San Martín, al brindar una conferencia de prensa en la sede de la Cancillería.

* Con información de Reuters y Telam.