Buenos Aires. El Gobierno argentino dijo en la noche del martes que las filtraciones de mensajes confidenciales por parte del sitio web WikiLeaks, que revelaron consultas sobre la salud mental de la presidenta del país austral, son "una vergüenza para los Estados Unidos".

De acuerdo con los cables filtrados, la secretaria de Estado de Estados Unidos pidió a diplomáticos de la embajada en Buenos Aires que investigaran si la mandataria Cristina Fernández estaba bajo medicación y si sufría de estrés.

Las filtraciones "son una vergüenza para los Estados Unidos, pero no para la Argentina", señaló el ministro de Economía, Amado Boudou, en un reportaje que dio al estatal Canal 7, citado por el diario La Nación.

"No es este el corazón de las investigaciones norteamericanas, esto tiene un alto nivel de pavadas", añadió Boudou.

Varios gobiernos latinoamericanos criticaron la filtración de mensajes revelados el fin de semana por WikiLeaks, que fue condenada por Washington.

Según varios medios, que citaron el sitio de filtración de datos clasificados, varios documentos harían referencia a la Venezuela de Hugo Chávez y revelarían que funcionarios estadounidenses solicitaron también investigaciones especiales de gobiernos como el paraguayo.