Buenos Aires. Las pruebas de ADN de los hijos adoptivos de la dueña del mayor diario argentino Clarín dieron negativo con dos familias querellantes, dijo este lunes el abogado de la empresaria en una causa que busca establecer si fueron arrebatados ilegalmente durante la dictadura.

El caso tiene un gran impacto político en medio de la feroz pelea que desde hace años mantienen el Grupo Clarín y el gobierno de la presidenta Cristina Fernández, que en los comicios de octubre buscará un nuevo mandato de cuatro años.

Las muestras de ADN de los hijos de Ernestina Herrera de Noble ahora deberán ser cotejadas con las pruebas de al menos 20 familias más, dijeron fuentes vinculadas al caso.

"Se hizo en primer lugar con las dos familias que reclaman y esto dio negativo; la primera consecuencia de esto es que las dos familias querellantes salen de la causa", dijo Gabriel Cavallo, abogado de la propietaria de Clarín, Ernestina Herrera de Noble, a la televisora TN.

"Para nosotros es un resultado positivo y, bueno, pone en evidencia lo que venimos diciendo", agregó Cavallo.

Felipe y Marcela fueron adoptados por la principal accionista de Clarín hace 35 años, cuando el país era gobernado por un régimen militar que mató a miles de opositores y militantes políticos de izquierda.

Durante el gobierno de facto hubo un plan de apropiación de hijos de personas en cautiverio, asesinadas o desaparecidas, que en algunos casos quedaron en manos de represores y en otros fueron adoptados por familias que desconocían su origen.

Los hijos de Herrera anunciaron sorpresivamente el mes pasado su decisión de someterse a las pruebas de ADN, tras negarse por años a realizar los exámenes.

La agencia de noticias estatal Télam dijo, al dar a conocer los resultados de las pruebas, que la magistrada federal a cargo de la causa dispondrá entre el martes y el miércoles para que sigan los cotejos con muestras dejadas por familiares de secuestrados en la dictadura entre 1975 y 1976.