Buenos Aires. Argentina clarificó este lunes su política relativa al transporte marítimo entre las aguas territoriales del país y las islas Malvinas -controladas por el Reino Unido-, al emitir una resolución que obliga a que los navíos soliciten autorización siete días antes de zarpar.

Los requisitos se aplicarán a todas las naves que atraviesen aguas argentinas con destino a las posesiones británicas de las Malvinas, islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur, de acuerdo con una resolución publicada este  lunes en el Boletín Oficial de la República Argentina.

La decisión se registra en un momento de tensión por la soberanía de las islas Malvinas, conocidas como Falkland Islands en el Reino Unido.

Londres autorizó este año la realización de perforaciones para la búsqueda de crudo en las aguas que rodean a las islas, las que se encuentran a unos 450 kilómetros (243 millas náuticas) de la costa argentina.

Los puertos más cercanos a las Malvinas están en Argentina, aunque los barcos pueden acceder a las islas sin cruzar aguas argentinas desde el océano abierto hacia el este.