Nueva York. La presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió este viernes a Irán escoger un tercer país para enjuiciar a funcionarios de la república islámica vinculados por la justicia de la nación sudamericana con un ataque que en 1994 destruyó una mutual judía en Buenos Aires.

Al hablar en la Asamblea General de Naciones Unidas y renovando su reclamo por justicia por las 85 personas muertas en el atentado contra la mutual judía AMIA, Fernández dijo que ofrecía a Irán elegir "de común acuerdo" un tercer país "donde las garantías del debido proceso estén vigentes".

Entre los iraníes acusados por la justicia argentina se encuentra el ministro de Defensa de la República Islámica de Irán.

El juicio fuera de Argentina permitiría dar garantías a aquellos que tienen temor a ser juzgados con parcialidad, según Fernández.

Teherán ha negado reiteradamente cualquier vínculo con el atentado con bomba.

Desde el 2007, el Gobierno argentino viene reclamando en la asamblea de la ONU por la extradición de los funcionarios supuestamente relacionados con el atentado, considerado uno de los peores ataques contra la comunidad judía luego de la Segunda Guerra Mundial.

"Argentina no busca culpables, lo único que demanda es justicia", dijo Fernández.

"Si alguien ha cometido un delito de esta magnitud que sea castigado", agregó la mandataria, indicando que su país quiere terminar con "la coartada de sostener que no van a poder ser sometidos a un juicio imparcial".

Entre los iraníes acusados por la justicia argentina se encuentra el ministro de Defensa de la República Islámica de Irán, quien según un fiscal del país sudamericano tuvo una participación clave en la voladura de la sede de la mutual hace 16 años.