Buenos Aires. La cancillería de Argentina manifestó "malestar" por posibles medidas restrictivas a las millonarias exportaciones de aceite de soja del país a China, e indicó que citó el lunes al embajador chino ante Buenos Aires, Zeng Gang.

El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Taiana, expresará a Zeng malestar y también preocupación "por las ultimas medidas que afectarían la exportación argentina de aceite de soja con destino al mercado chino", dijo en la noche del viernes un portavoz de la cancillería sudamericana.

La reacción argentina sigue a un llamado esta semana de una dependencia del Ministerio de Comercio de China a operadores de comercio exterior para que no compren aceite de soja proveniente de Argentina, según dijo uno de los agentes que asistió al encuentro.

El agente citó a funcionarios presentes en una reunión de la Cámara de Comercio para Importación y Exportación de Productos Alimenticios, dependiente del Ministerio de Comercio, diciendo que la medida era parte de una disputa comercial más amplia.

Argentina viene imponiendo medidas de restricción comercial a productos industriales chinos para proteger su industria.

Pero la ministra de Industria y Turismo del país, Débora Giorgi, dijo en una nota que "el freno a nuestras exportaciones de aceite parece una medida paraarancelaria con argumentos sanitarios. Es una acción desmesurada, que no se entiende bajo ningún parámetro".

Según fuentes del mercado dijeron previamente esta semana, la agencia de cuarentena de China reforzaría los estándares de calidad para las importaciones de aceite de soja, estableciendo de hecho una restricción a las importaciones chinas de aceites comestibles de Argentina, que es el mayor exportador del producto al país asiático.

La información generó una fuerte preocupación en la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA).

Medidas restrictivas de China golpearían con fuerza las ventas externas de Argentina, que en el 2009 exportó al gigante asiático 1,84 millones de toneladas de aceite de soja por un valor de 1.400 millones de dólares, explicando el 77 por ciento de las importaciones totales de China.

Si Argentina dejara de exportar aceite a China durante este año, el Gobierno perdería ingresos por 623 millones de dólares en concepto de impuestos a las exportaciones.

El saldo del comercio bilateral, que en el 2009 alcanzó unos 8.400 millones de dólares, es deficitario para Argentina. El año pasado ese déficit llegó a 1.200 millones de dólares y sólo en el primer bimestre de este año alcanzó 600 millones de dólares, según datos del Ministerio de Industria de Argentina.