Buenos Aires. El Gobierno de Argentina decidió independizar al Ministerio de Turismo para alentar la promoción del país sudamericano, articulando de mejor manera los capitales públicos y privados, dijo el lunes la presidenta Cristina Fernández.

La mandataria destacó durante un acto en la Casa de Gobierno la importancia que tiene el rubro por la movilidad de divisas y la creación de fuentes laborales.

"El turismo está llamado a ser otro de los componentes fundamentales de los ingresos" y en la puesta en marcha de "puestos de trabajo para Argentina", sostuvo la presidenta.

Hasta el momento, la economista Débora Giorgi estaba al frente de la cartera de Industria y Turismo, pero ahora quedará como responsable del primer sector.

El mercado turístico de Argentina, que en el 2008 contribuyó con un 7,5% del PIB del país, fue fuertemente golpeado desde finales de ese año por la crisis global y por el brote de pandemia que provocó una marcada disminución en los viajes internacionales.

Un 95% del segmento hotelero gastronómico argentino está en manos de pequeñas y medianas empresas, aunque nuevamente proliferan grandes inversiones de fondos globales para la construcción de complejos en ciudades importantes del país.

Según una de las principales agrupaciones sectoriales, los ingresos generados por la afluencia de turistas aumentarán entre un 4 y un 6 por ciento el año próximo en Argentina, apoyados principalmente por el buen momento que atraviesan las economías de países vecinos.

Fernández remarcó el interés argentino en el turismo receptivo global y el crecimiento de la movilidad interna durante feriados largos y en períodos vacacionales.

Una fuente oficial dijo que el nuevo ministro de Turismo será Enrique Meyer, quien asumirá sus funciones el miércoles venidero.