Buenos Aires. Una dura pelea protagonizaron el vicepresidente de Argentina, Julio Cobos, y el ministro de Economía, Amado Boudou, tras la propuesta de la oposición de garantizar un piso de 82% del salario mínimo a todos los jubilados.

Cobos apoyó la iniciativa y puso como ejemplo que él impulsó el pago del 82% móvil a los jubilados en Mendoza cuando era gobernador, declaración que causó una fuerte respuesta de Boudou, quien calificó de "mentiroso" y "oportunista" al vicepresidente, desmintiendo que a los pensionado mendocinos se les cancele el 82%.

Ello fue respondido por Cobos a través de un comunicado, en el que enfatizó que “no soy mentiroso ni oportunista" y añadió que le llamaba "poderosamente la atención la pérdida de memoria del actual ministro", pues con él firmó el convenio de aumento de las jubilaciones cuando Boudou era director ejecutivo de la Anses, en 2007.

Explicó que sus afirmaciones se referían a los pensionados dependientes de la provincia. "Que antes de salir a descalificar se fijen bien en lo que yo dije", dijo a La Nación.

Asimismo, Cobos pidió "un reordenamiento de los gastos del Estado en materia de subsidios y de déficit de empresas" para poder subir las jubilaciones.

Agregó que "si fuera presidente, yo priorizaría a los niños, como ha hecho el Gobierno con la asignación universal, y el sistema jubilatorio", lanzado su precandidatura presidencial de la UCR.

Por su parte el ministro respondió: "Cobos miente y cae en el oportunismo. A fines de 2007, vino a la Anses porque se le prendía fuego la provincia por la situación de 8900 jubilados, docentes, judiciales y empleados públicos y el Estado nacional tuvo que hacer un gran esfuerzo para que haya una recomposición, que no es el 82% ni mucho menos”.