Buenos Aires. El presidente de Argentina, Mauricio Macri, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, mantuvieron este lunes un encuentro en Buenos Aires en el que abordaron la cooperación bilateral económica y de seguridad y debatieron sobre la agenda del G20 en 2018, bajo el liderazgo argentino.

"Estados Unidos está comprometido con nuestra relación económica y comercial conjunta con Argentina. Vemos muchas, muchas áreas para seguir creciendo esta relación", expresó el máximo responsable de la diplomacia estadounidense tras reunirse con el mandatario argentino, según divulgaron fuentes oficiales norteamericanas.

La cita, que duró 40 minutos y en la que también participaron otras autoridades como el jefe de Gabinete argentino, Marcos Peña, el canciller Jorge Faurie y el embajador argentino en Estados Unidos, Fernando Oris de Roa, tuvo lugar en la residencia presidencial de Olivos, en la periferia norte de Buenos Aires, en la tercera y última jornada de visita oficial de Tillerson a Argentina.

Según el Gobierno de Macri, ambos líderes analizaron "los principales temas" que conforman la agenda de diálogo bilateral y el secretario de Estado aprovechó para transmitir al jefe de Estado un "afectuoso saludo" de su par estadounidense, Donald Trump.

Sobre la mesa de ambos diplomáticos también estuvo la posibilidad de implementar sanciones petroleras a Venezuela como forma de presión al mandatario Nicolás Maduro.

Año "relevante" para América en el G20. La reunión, tras la que no hubo declaraciones públicas, incluyó temas de mutuo interés en materia económica, comercial y de seguridad, pero también se trató la situación política regional y la agenda que llevará adelante este año el G20 bajo la Presidencia de Argentina.

Macri y el funcionario estadounidense coincidieron en que este será un año "relevante" para toda América por la "responsabilidad" que implica en el ámbito regional que Canadá y Argentina tengan a su cargo la conducción del Grupo de los Siete (G7) y el de los 20, respectivamente, y destacaron la importancia de la VIII Cumbre de las Américas de Lima, entre el 13 y 14 de abril próximos.

Sobre la mesa de ambos diplomáticos también estuvo la necesidad de poner en marcha acciones dirigidas a acabar con el narcotráfico y el terrorismo y la posibilidad de implementar sanciones petroleras a Venezuela como forma de presión al mandatario Nicolás Maduro para que regrese a un "régimen constitucional".

Sin embargo, Tillerson vio esencial analizar cuáles serían sus efectos en el pueblo y en otros países de la región para tener "cuidado de no afectarlos negativamente".

El secretario de Estado cerrará en la tarde de este lunes su viaje oficial a Argentina, para continuar con una gira por América Latina que comenzó en México y le llevará ahora a Perú.