Phoenix, EE.UU. La gobernadora republicana de Arizona, Jan Brewer, dijo el miércoles que el estado apelará rápidamente la decisión de una juez de bloquear partes claves de una nueva ley de inmigración estatal.

"Revisaremos de cerca cada elemento que la jueza (Susan) Bolton removió de la ley, y pronto presentaremos una apelación expedita ante la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el noveno circuito", dijo Brewer en un comunicado.

Una jueza estadounidense bloqueó este miércoles partes clave de la nueva ley de inmigración de Arizona, otorgándole al Gobierno un mandato judicial basado en que las cuestiones inmigratorias son responsabilidad de la administración federal.

La ley debía entrar en vigor este jueves y, pese a que contaba con un amplio apoyo popular, tenía la oposición del presidente Barack Obama además de grupos de derechos humanos e inmigración.

La magistrada bloqueó la parte de la ley que requería que la policía determinara el estatus de inmigración de una persona detenida o arrestada si un oficial cree que ese individuo no está en el país de forma legal.

Además, retuvo las previsiones que exigían a los inmigrantes portar sus documentos en todo momento, y la que consideraba delito que los trabajadores sin papeles de inmigración buscaran empleo en lugares públicos.