Roma. Cientos de migrantes fueron rescatados en el Mediterráneo por la armada y la guardia costera italianas, pero uno fue encontrado muerto durante las operaciones de búsqueda y rescate llevadas a cabo en las últimas horas, informó hoy la televisora estatal Rai.

Un total de 302 migrantes africanos, así como el cuerpo de una personas que, según informes, murió en un naufragio, fueron transportados al puerto de Augusta, ciudad del sur de la isla de Sicilia, según Rai.

Los restos de la víctima, que llevaba un chaleco salvavidas, fueron recuperados, según informes, en un "estado avanzado de descomposición" cerca de las costas de Malta.

Las víctimas más recientes se producen días después de que se encontraron al menos 10 muertos y de que decenas desaparecieron en una zozobra ocurrida cerca de la costa de Sicilia, donde la armada italiana logró rescatar a 39 migrantes.

Los patrullajes martímos de Italia son parte de una importante operación que inició a finales del año pasado para intentar salvar a cientos de migrantes que emprenden casi diario la travesía de Africa a Europa, de la cual Italia es considerada la entrada más fácil.

Desde que se puso en marcha la operación, luego de un dramático naufragio que provocó la muerte de más de 300 migrantes en octubre, la afluencia, en especial aquella proveniente de las costas libias, ha aumentado significativamente.

De acuerdo con estimaciones del Ministerio del Interior de Italia, alrededor de 40.000 migrantes llegaron a costas italianas entre enero y mayo de 2014, en comparación con los 43.000 que desembarcaron en Italia en todo 2013.

Varios sospechosos africanos han sido detenidos por la policía italiana por los cargos de organización del peligroso viaje, a veces acusados de detener los motores de los abarrotados botes con el fin de inducir un rescate.

La presidenta de la cámara baja de Italia, Laura Boldrini, de visita el viernes en un buque de la armada que participa en la operación, pidió a la agencia fronteriza europea Frontex que destine una mayor contribución a los patrullajes marítimos.

El gobierno italiano ha expuesto en repetidas ocasiones las insostenibles condiciones en los centros de migrantes de este país y ha pedido ayuda a la Unión Europea en términos de fondos y de una estrategia común para enfrentar la emergencia.