La Armada Nacional  de Colombia aclaró, a través de un comunicado, que no tiene en cuenta la orientación sexual de sus aspirantes para el ingreso a esa institución tras declaraciones del almirante Roberto García Márquez, que encendieron una controversia en el país.

“La orientación sexual de las personas no es un factor determinante para el ingreso a la Armada Nacional. Dentro de los procesos de selección no se contempla ninguna objeción ni discriminación para con los homosexuales”, señaló la institución.

La fuerza naval advierte que la normatividad interna es aplicada a todos los integrantes de la Institución sin discriminación alguna, “no se contemplan las manifestaciones de afecto en actos de servicio, dado que ello puede afectar la disciplina”.

En días pasados, el comandante de la Armada, almirante Roberto García Márquez, admitió en una entrevista con la radio Todelar que si encontraba una pareja de homosexuales en ese cuerpo, haría lo posible por sacarlos "por las vías legales".

García Márquez indicó también en la misma entrevista que una conducta que involucre sentimentalmente dos personas del mismo sexo en las filas, "no es conveniente".

Sin embargo, agregó que "en orientaciones de esa naturaleza, que son propias de la persona, del individuo, la Armada en ese sentido para oficiales, para cadetes, siempre y cuando no afecte el servicio, no tendríamos ninguna objeción".

Pero matizó que "no se verían bien un par de militares cogidos de la mano, besándose", y subrayó: "eso choca contra el sentido común y contra la ética, la moral, y eso, más o menos, es lo que nosotros siempre buscamos que sea incólume en la institución".

Esas inclinaciones, en un militar, "creo que no corresponden", puntualizó el oficial.

En la Armada, en todo caso, indicó, "los homosexuales no pueden salir del clóset".

Si la persona, concluyó, "en su individualidad lo maneja completamente con la privacidad, la reserva que eso implica en todas las personas humanas, no tiene por qué afectar el servicio militar".