Un llamado a la unidad del país y a superar las diferencias entre distintos sectores realizó en el  tedeum por la celebración del bicentenario, el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.

En el evento, que no contó con la participación de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, Bergoglio sostuvo que la celebración del bicentenario del país merece un clima social y espiritual distinto al que que vive el país y urgió a crear condiciones políticas e institucionales para susperar un estado de confrontación permanente que a juicio del prelado, profundiza los males del país.

"La situación actual requiere una actitud de grandeza de parte de todos los argentinos, en particular de sus dirigentes", aseguró en el primer tramo de la homilía, de acuerdo a La Nación

Bergoglio agregó que también es importante no perder de vista la importancia de la salud de las instituciones, la que está fuertemente vinculada a la vida de la ciudadanía, y un deterioro institucional produce un "alto costo social", sostuvo el cardenal. Y completó: "La calidad institucional es el camino más seguro para lograr la inclusión de todos en la comunidad nacional".

También mencionó la importancia de la separación de los poderes del estado y que los legisladores del país prioricen la sanción de leyes que "respondan a las necesidades reales de nuestro pueblo y no de detenerse en opciones fijadas por intereses que no tienen en cuenta la naturaleza de la persona humana, de la familia y de la sociedad", concluyó.