Quito. La Asamblea de Ecuador cesó este viernes de sus funciones a su presidente José Serrano, acusándolo de mantener una conversación telefónica con un exfuncionario prófugo de la justicia que es investigado por actos de corrupción.

Serrano, un hombre cercano al presidente Lenín Moreno, no fue destituido como asambleísta del movimiento Alianza País, por lo que podrá seguir ocupando su curul en el Legislativo.

La decisión fue adoptada por 103 de los 106 asambleístas presentes en la sesión, luego de que Serrano se comunicó con el excontralor Carlos Pólit, quien fue acusado de beneficiarse de una red de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

"El Pleno de la Asamblea Nacional destituyó a José Serrano como presidente de la Legislatura", dijo el Poder Legislativo en su cuenta de Twitter.

"Confieso haberme equivocado en atender esa llamada y haber compartido lo que ahí consta con dicho interlocutor", dijo Serrano durante su defensa.

En la conversación, que fue hecha pública el mes pasado, Serrano acordó con Pólit separar de sus funciones al actual fiscal del país, Carlos Baca, encargado de la investigación del caso Odebrecht y de las denuncias de corrupción al interior de la estatal petrolera Petroecuador.

La Asamblea Nacional también decidió iniciar un juicio político contra el fiscal que podría llevar a su destitución.

La llamada telefónica fue realizada cuando Pólit se encontraba fuera del país tras ser acusado ante la justicia ecuatoriana.

"Confieso haberme equivocado en atender esa llamada y haber compartido lo que ahí consta con dicho interlocutor", dijo Serrano durante su defensa ante los asambleístas, al calificar a la llamada como una "emboscada".

"Se cometerá una inconstitucionalidad y una ilegalidad, violarán mis derechos humanos (...) Mi compromiso por la Patria sigue en pie", agregó posteriormente en su cuenta de Twitter.

En los próximos días se designará al nuevo presidente de la Asamblea ecuatoriana.