La mayoría opositora en la Asamblea Nacional (Congreso) de Venezuela aprobó este martes (17.04.2018) continuar un proceso por corrupción contra el presidente Nicolás Maduro, en relación con hechos vinculados a la constructora brasileña Odebrecht.

La decisión avaló el fallo sobre un antejuicio de mérito aprobado hace dos semanas por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el exilio, tras una acusación impulsada por la fiscal general destituida Luisa Ortega Díaz. Ambas instituciones son desconocidas por el Gobierno de Maduro.

"La Asamblea Nacional declara que existen méritos suficientes para continuar el proceso judicial que por hechos de corrupción que se le siguen al ciudadano Nicolás Maduro, por parte de la fiscal general Luisa Ortega Díaz y los magistrados del TSJ designados y juramentados por esta Asamblea Nacional", señaló la Asamblea.

La cámara aprobó la moción con 105 votos a favor y dos en contra, que fueron emitidos por dos legisladores de la fracción del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que había dejado de asistir a las sesiones desde fines del año pasado.

El líder de la Asamblea, Omar Barboza, defendió la legitimidad del procedimiento, aunque reconoció que no tendrá como resultado inmediato la destitución de Maduro.

La sesión se realizó en medio de la tensión causada por la presencia de partidarios del Gobierno en los alrededores de la Asamblea, en el centro de Caracas, cuyas calles vecinas fueron ocupadas por agentes de la fuerza pública.

"Saqueo" al país. El líder de la Asamblea, Omar Barboza, defendió la legitimidad del procedimiento, aunque reconoció que no tendrá como resultado inmediato la destitución de Maduro. También sostuvo que en 2006 el país tenía más de US$46.000 millones en reservas internacionales, que hoy se ubican en poco más de US$9.000 millones, lo que es "reflejo claro del saqueo que le han hecho al país".

Por su lado, el diputado Juan Guaidó, líder de la bancada opositora y exjefe de la Comisión de Contraloría, señaló que el Gobierno otorgó 30.000 millones de dólares en contrataciones a Odebrecht, las cuales quedaron paralizadas en un 76 por ciento. Además, mencionó una declaración del representante de Odebrecht en Venezuela, Euzenando Azevedo, de haber entregado 36 millones de dólares para la campaña electoral de Maduro en 2013.

El fiscal general interino Tarek William Saab, quien sustituyó a Ortega en el cargo, dijo que la sesión legislativa contra Maduro carece de legitimidad, además de ser un "show bufo e inmoral". Asimismo, el diputado Juan Marín, de la bancada oficialista, intervino para exponer la posición oficial en torno a que la Asamblea Nacional está en desacato y calificó la sesión como una "mamarrachada (payasada)".