Caracas. La Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría oficialista, aprobó este martes una polémica ley del deporte resistida por empresarios locales y entes deportivos como la FIFA y el Comité Olímpico Internacional (COI).

Entre sus artículos más controvertidos, la norma permite que los atletas elijan a los representantes de sus federaciones y crea una comisión de justicia deportiva que podría entrometerse en la autonomía de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF).

Además, la nueva ley crea un fondo para el desarrollo del deporte que se nutrirá de aportes obligados del 1% de los ingresos de las firmas venezolanas cuyas ganancias sean superiores a 1,5 millones de bolívares (unos US$350.000).

"La ley podría convertirse en una nueva y pesada carga para las empresas venezolanas por cuanto establece un aporte obligatorio", dijo el mayor gremio industrial del país, Conindustria en un comunicado.

La nueva ley crea un fondo para el desarrollo del deporte que se nutrirá de aportes obligados del 1% de los ingresos de las firmas venezolanas cuyas ganancias sean superiores a 1,5 millones de bolívares (unos US$350.000).

El ente aseguró que se estaría afectando "seriamente" a las pequeñas y medianas empresas.

En Venezuela, las empresas deben realizar aportes obligatorios anuales para la Ley Orgánica para la Ciencia, Tecnología e Innovación (Locti), la Organización Nacional Antidrogas (ONA), entre otras.

Fuerte inversión gubernamental en el deporte. El gobierno del presidente Hugo Chávez -que actualmente se recupera de un cáncer que padece- ha invertido grandes sumas de dinero en el deporte venezolano y muchos atletas, como el piloto de Fórmula Uno Pastor Maldonado, cuentan con el apoyo de empresas estatales .

"¡Enhorabuena! Tenemos nueva Ley del Deporte y Educación Física. Felicitaciones y que se cumpla ahora", escribió Chávez en su cuenta de Twitter @chavezcandanga.

Para entrar en vigencia la norma debe ser aprobada por Chávez y publicada en la Gaceta Oficial.

Posible desafiliación. En julio, la FIFA advirtió que la ley podría restar autonomía a la FVF.

"La ley podría ser considerada como una directa injerencia del gobierno en asuntos que atañen exclusivamente a la FVF", advirtió la FIFA en un comunicado.

La misma advertencia fue hecha por el COI.

Sin embargo, tras la aprobación de la ley el ministro de Deporte de Venezuela, Héctor Rodríguez, calificó a las amenazas de los entes deportivos internacionales como "mentiras".

"Se dijeron grandes mentiras como que íbamos a ser desafiliados de los eventos internacionales. Hoy se demuestra que todas esas mentiras se cayeron por su propio peso", dijo.

La FIFA, con sede en Zúrich, tiene sus propios estatutos y las injerencias de gobiernos en su accionar son castigadas con la desafiliación.

En el 2005, Venezuela estuvo cerca de ser desvinculada de la FIFA cuando un tribunal ordinario se inmiscuyó en las elecciones para presidente de la FVF.