Montevideo. Este martes los asambleístas de Gualeguaychú se reunirán con el canciller argentino Héctor Timerman, a quien le pedirán un “veedor” para controles que se realizarán en la planta de UPM (ex Botnia) y además le entregarán un plan de vigilancia ambiental.

El abogado y asambleísta Luis Leissa dijo al portal Máxima Online de Gualeguaychú que la Asamblea quiere una “persona que no necesariamente sea asambleísta, pero que pueda ejercer la representación de la Asamblea”, y pidió que “los resultados de la vigilancia se den a conocer públicamente, para que no ocurra lo que pasó en La Haya respecto del amparo de confidencialidad que hace que carezcamos de información sobre las pruebas de contaminación”.

"Si del control participa la CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay), que es el órgano que corresponde, queremos que junto con ella se integre a personas que representen a la Asamblea ", explicó.

“Hay expectativas sobre lo que vamos a recibir, para ver cuál es la propuesta tan superadora que ha dicho el canciller argentino. Todo gira alrededor de lo que se ha planteado sobre quién lo va a realizar”, dijo el asambleísta Martín Alazard.