Tegucigalpa. Un fiscal del Ministerio Público que trabajaba en la Oficina de Derechos Humanos en la ciudad hondureña de Choluteca (sur) fue asesinado este lunes de once disparos de arma de fuego, confirmó la Policía.

Este nuevo acto de violencia agravó una serie de atentados contra abogados en este país centroamericano.

El fiscal y abogado Manuel Eduardo Díaz Mazariegos fue asesinado en la ciudad de Choluteca por dos individuos que le dispararon con pistolas en varias ocasiones.

El crimen se produjo 72 horas después del asesinato en Tegucigalpa de otro abogado, Antonio Trejo, quien trabajaba en la defensa de organizaciones campesinas involucradas en un conflicto agrario en el Bajo Aguán, en el norte hondureño.  

Un informe del Comisionado de Derechos Humanos indicó que en los últimos 18 meses han muerto de forma violenta unos 30 abogados.

El crimen se produjo cuando Díaz Mazariegos se dirigía a su oficina, de acuerdo con información de la policía.

Dos presuntos agresores que se desplazaban en una motocicleta se aproximaron al elemento del Ministerio Público, a quien le dispararon en once ocasiones.

Esta nueva agresión provocó una condena inmediata de dirigentes del gremio de abogados.

El presidente del Colegio de Abogados de Honduras, Roy Urtecho, dijo que "la pena para estos delitos debe aumentarse a cadena perpetua".

Urtecho exigió el cumplimiento de mecanismos de protección para los operadores de la justicia.