Un bloguero laico y crítico con el radicalismo islámico ha sido asesinado este martes a machetazos en el norte de Bangladesh. Según informó a la agencia EFE una fuente policial, este es el tercer incidente de este tipo en el país en dos meses y medio.

Ananda Bijoy Das, que es como se llamaba el bloguero, sufrió el ataque de cuatro personas poco antes de las nueve de la mañana en la zona de Subid Bazar, un distrito de la ciudad de Sylhet, y murió prácticamente en el acto, informó el comisario la policía local Lamrul Ahsan.

“El área estaba poco concurrida en el momento del ataque. La víctima recibió cuchilladas en la cabeza, el cuello y otras partes del cuerpo”, dijo el comisario, quien aseguró que ya se ha puesto en marcha una operación para arrestar a los agresores.

Bloguero y activista. En su perfil de la red social Twitter, en desuso desde 2011, Bijoy Das había escrito que su visión religiosa era el “ateísmo” y el “racionalismo”, y en una de sus pocas entradas reprodujo una frase del psicoanalista húngaro Thomas S. Szasz: “Si hablas a Dios, estás rezando. Si Dios te habla a ti, tienes esquizofrenia”.

Bijoy Das era un representante local de Gonojagoron Moncho, un movimiento de protesta que en 2013 pidió el ajusticiamiento de distintos líderes islamistas acusados de cometer crímenes durante la guerra de 1971 que derivó en la independencia de Bangladesh. La víctima era un colaborador habitual de la web Mukto Mona, frecuentada por integrantes del colectivo “librepensador” bengalí impulsado por el escritor estadounidense de origen bengalesí Avijit Roy, que también fue asesinado el pasado mes de febrero por islamistas radicales.

Sin que haya concluido la investigación de la muerte de Roy, en la que participa también el FBI estadounidense, fuentes de seguridad y expertos bangladesíes apuntan como responsable de esta ola de ataques al emergente grupo local Ansarullah Bangla Team.

Tercer asesinato en dos meses y medio. Esta es la tercera muerte de este tipo que se produce en Bangladesh en un intervalo de tan sólo 2 meses y medio, y el primero sucedido lejos de la capital, Dacca. Fuentes policiales y expertos consultados por EFE creen que el gesto responde a objetivos de proselitismo y captación de fondos, y también apuntan al emergente grupo extremista local Ansarullah Bangla Team como más probable autor de este y otros asesinatos similares.

En Bangladesh en torno a 90% de la población de más de 160 millones de habitantes es musulmana. Aunque a sus fieles se les ha asignado mayoritariamente la etiqueta de moderados y la nación no ha registrado niveles de violencia islamista comparables a los de otros países de la región, los ataques de este tipo preocupan a las autoridades del país.