Ciudad de Guatemala. Los restos del asesinado cantautor Facundo Cabral permanecen en una funeraria privada de la capital guatemalteca y se espera que sean repatriados el próximo martes a Argentina.

Una Comisión de la ONU que lucha contra la impunidad en Guatemala, uno de los países más violentos del mundo, apoyará la investigación del asesinato del cantor argentino Facundo Cabral, perpetrado a tiros el sábado en una avenida.

Facundo Cabral, de 74 años, murió a consecuencia de varios impactos de bala y, de acuerdo con las primeras pesquisas, el ataque no iba dirigido en su contra, sino contra el empresario nicaragüense Henry Fariña, quien conducía el vehículo en el que el cantante se diría hacia el aeropuerto.

Descifrar las actividades de un empresario nicaragüense de clubes nocturnos que acompañaba a Facundo Cabral puede ser crucial para descifrar el atentando que segó la vida del artista argentino, sin embargo, un país con un turbio historial de crímenes políticos e impunidad la sociedad se llena de dudas sobre los móviles detrás del crimen.

La Iglesia católica salvadoreña lamentó hoy el asesinato del trovador argentino Facundo Cabral y pidió a las autoridades de Guatemala que "hagan justicia".

"Toda muerte es lamentable, pero cuando es una persona tan querida por tantos, tan conocida, entonces conmueve al mundo", dijo el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, en rueda de prensa.

"Que se haga justicia (...) un crimen como ese, y cualquier otro crimen, debe ser investigado, y cuando las cosas se hayan aclarado pues bien que se juzgue y que se aplique la ley", agregó el prelado.

También el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, condenó el asesinato del cantor argentino Facundo Cabral, víctima de la "criminalidad irracional".

"Las versiones de que las balas asesinas no iban dirigidas a él sólo aumentan nuestra indignación, porque comprueban que nadie está hoy a salvo de la acción asesina de los sicarios, ni siquiera alguien cuyas únicas armas eran la música y la verdad", dijo Insulza en un comunicado.

El asesinato el sábado de Cabral, un trovador pacifista de 76 años, "sólo puede ser entendido en el marco de la criminalidad irracional que, por desgracia, agobia a la querida Guatemala" y a otros países del continente, dijo Insulza.