Río de Janeiro. El principal asesor de la Presidencia brasileña en asuntos internacionales, Marco Aurelio García, calificó la actual ofensiva de Israel en Gaza como un "genocidio".

"Lo que estamos viendo en Oriente Medio, por el amor de Dios, es un genocidio, es una masacre", afirmó el jefe de la Asesoría Especial para Asuntos Internacionales de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, en una entrevista transmitida hoy por la red de televisión SBT.

Para García, el hecho de que se comience a hablar de "crímenes de guerra" en el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) demuestra que la ofensiva se ha convertido en un "genocidio".

El alto funcionario brasileño dijo que la ONU difícilmente autorizaría una intervención en la región debido a las divisiones en el Consejo de Seguridad del organismo y a la debilidad del mismo.

"Eso no tiene condiciones (envío de tropas). Estamos en una situación de debilitamiento de las Naciones Unidas. Y ¿por qué las Naciones Unidas está debilitada? Porque sus mayores órganos de decisión, entre los cuales el Consejo de Seguridad, tienen poca representatividad. África y América Latina no están representados (como miembros permanentes) en el Consejo de Seguridad", dijo.

Brasil, en un comunicado, consideró "inaceptable la escalada de violencia entre Israel y Palestina" y condenó "enérgicamente el uso desproporcionado de la fuerza por Israel en la Franja de Gaza".

García descartó que Brasil sea incoherente al condenar la ofensiva de Israel en Gaza y al mismo tiempo se omita en cuanto a la intervención de Rusia en Crimea y Ucrania.

"Hemos tenido una conducta prudente tanto en el espacio de Oriente Medio como en el espacio ucraniano. Le hemos hecho saber a los gobiernos de Rusia y de Oriente Medio nuestra posición sobre cómo resolver esos conflictos", dijo.

El gobierno brasileño llamó ayer a consultas a su embajador en Tel Aviv tras condenar la ofensiva de Israel en Gaza y reiteró su llamamiento a un alto el fuego.

Brasil, en un comunicado, consideró "inaceptable la escalada de violencia entre Israel y Palestina" y condenó "enérgicamente el uso desproporcionado de la fuerza por Israel en la Franja de Gaza".

Israel lamento hoy la posición de Brasil, de la que dijo que "no contribuye a alentar la calma y la estabilidad en la región".

"Estos pasos (..) lo que hacen es dar un espaldarazo al terrorismo, y naturalmente afectan a la capacidad de Brasil de influir (en Oriente Medio)", según una nota del Gobierno de Israel.

En 17 días de hostilidades al menos 733 palestinos y 35 israelíes han perdido la vida, y se han registrado más de 4 .600 heridos palestinos.