Washington. Kellyanne Conway, asesora del presidente de Estados Unidos Donald Trump, fue duramente criticada este jueves por promover en televisión la marca de Ivanka, la hija de Trump.

"Compren las cosas de Ivanka, es lo que yo diría. Voy a hacer un comercial gratuito aquí: Todos, vayan hoy a comprarlas, las pueden encontrar en línea", dijo Conway durante una entrevista con Fox.

Las declaraciones generaron de inmediato cuestionamientos en el sentido de que podrían haber violado una regla federal de ética.

La norma señala que los empleados del gobierno "no usarán su cargo público para su propio beneficio privado, para apoyar algún producto, servicio o empresa o para beneficio privado de amigos, familiares o personas con las que el empleado esté relacionado de manera no gubernamental".

Jason Chaffetz, presidente del Comité de Supervisión de la Cámara, dijo que las declaraciones de Conway "claramente cruzaron una línea y son inaceptables" y que tanto él como el congresista demócrata, Elijah Cummings, solicitarán de forma conjunta una revisión de la conducta de Conway.

Ciudadanos en favor de la Responsabilidad y la Etica en Washington, un grupo con tendencia izquierdista, también presentó una queja y describió las declaraciones de Conway como "una clara violación a la ley federal, las reglas de ética y otras normas de conducta".

En la conferencia de prensa cotidiana, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que Conway había "sido aconsejada".

La controversia por Conway se produce un día después de que Trump criticó a una cadena de tiendas en Twitter por retirar la marca de Ivanka de sus almacenes y dijo que su hija había sido tratada de forma injusta por la cadena.

La tienda señaló que la decisión fue tomada debido a que los productos de Ivanka no se estaban vendiendo bien.

El presidente pidió el 12 de enero a sus simpatizantes en Twitter comprar ropa de una marca deportiva porque el propietario de la marca lo apoya.